TAMAZUNCHALE, SLP., 20 de julio de 2019.- El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en este municipio que nunca, en su sexenio, habrá un divorcio con la gente, y seguirá visitando los pueblos porque él no se halla en la capital.

En su llamado Diálogo con la comunidad del Hospital Rural Zacatipán, en Tamazunchale, en lo que fue su gira de dos días por San Luis Potosí -Cerritos, Rioverde, Tamuín y Tamazunchale, así como una parada nocturna en Ciudad Valles, donde fue increpado por huelguistas-, el Presidente recordó que el expresidente Lázaro Cárdenas entregó 18 millones de hectáreas para un millón de familias campesinas, pero Felipe Calderón 26 millones de ha para la explotación minera a empresas extranjeras.

Lo anterior, durante un comparativo sobre los gobiernos del pasado y los más actuales, en un discurso que duró más de 45 minutos, para redondear sus políticas de cuarta transformación en el país, sin usar armas.

«Muchos no creían en esto, nos decían ‘no se va a poder’, no es la vía electoral y nos hacían fraude y nosotros seguíamos y qué pensábamos, que llegaría el día en tener una buena organización y no les serviría la compra del voto, la entrega de despensa ni frijol con gorgojo y así fue», señaló.

López Obrador dijo que había confianza en lograr el cambio, sin violencia, «por eso algunos están preocupados, estaban convencidos que no se iba a poder y se está demostrando que se pueden llevar a cabo las reformas sin violencia y ¿cuál es la esencia, lo principal para la transformación de México?, atender la enfermedad de la corrupción», reiteró.