SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 6 de enero del 2020.- La rosca de Reyes, el tradicional pan es consumido año con año y compartido en familia con el temor de que te salga el niño, el anillo o el dedal dentro del pedazo que cortes, pues según la tradición, a quien le toque el primero invitará los tamales el día 2 de febrero.

La elaboración de la rosca para la industria panera es un repunte muy importante del año, pues aumenta un 80% la producción, para lo cual es de suma importancia emplear a más gente y a su vez ampliar las jornadas de trabajo.

Laura Martínez, quién es supervisora de la panadería El Virrey, menciona que la gente aún busca la rosca tradicional sin que afecte la influencia de las nuevas tendencias, como la rosca rellena, la rosca de tacos, o de diferentes tipos de panes.

La producción de la roca comienza desde el día 2 de enero, culminando el día 6 de enero, haciendo una producción total de aproximadamente 1,000 roscas en diferentes tamaños.

A pesar del incremento en distintas materias primas, el precio de las roscas siguen manteniéndose al margen, pues pueden ir desde los 380 pesos la más grande, hasta los 15 pesos la más pequeña.

Laura comentó que es una tradición que sigue viva, pues la rosca se sigue partiendo en familia, también en empresas, que para la fecha ordenan pedidos para regalar a sus empleados y partir en las oficinas.