SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 11 de enero de 2019.- Oscar es un historiador que se dedica a vender libros antiguos especializados en la historia de México y temas asociados como historia del arte, arqueología, antropología, sociología, literatura mexicana, además de la historia de San Luis Potosí.

Comenzó su librería en 2006, tanto como pasatiempo y negocio.

Encuentra interesante el tipo de material que puede llegar a encontrar, así como los clientes que llegan a sus puertas, pues ha tenido historiadores, arquitectos interesados en la historia del arte, escritores y críticos de arte.

Además, su librería ha llegado a convertirse en un espacio en donde se da el intercambio de ideas, opiniones e incluso punto de encuentro con los amigos.

Indicó que el libro antiguo no es tan frágil como a veces se puede llegar a pensar, pues está elaborado de papel de algodón que puede conservarse en perfectas condiciones. Aunque si necesita de cuidados como fumigaciones periódicas, limpieza, lubricación y mantenimiento de los encuadernados.

Sus libros van del siglo XVIII y hay algunos que incluso son del siglo XVII. Mucho llegan con sus encuadernaciones desgastadas, pero esto no significa que estén dañados e incluso es mejor conservar su encuadernado original.

A pesar de contar con libros de tal antigüedad, no es común que lleguen personas a preguntar por ellos, pues “no hay una cultura muy generalizada en lo tocante al libro antiguo, de segunda mano”, pues los clientes más comunes ya saben lo que quieren.

El material que se encierra en sus paredes muchas veces llega porque a las “personas a las que ya no les interesa los libros, ya no son las personas que hicieron originalmente esa biblioteca. En muchas ocasiones fallecen los papás, los tíos, los abuelos, y los libros se convierten en un problema de espacio o ya no les interesan”.

Algunos libros que han sido prestados ya no regresan a sus hogares y se convierten en libros viajeros que terminan por aparecer en el negocio de Oscar “los libros son un mundo dentro de otro mundo, cada libro tiene una historia, cada librería de viejo tiene una historia”.

Aunque sean antiguos, esto no significa que sean caros, pues puede haber libros del siglo XVIII entre los 300 y 400 pesos. Sin embargo, hay aquellos que por su belleza y rareza llegan a ser costosos.