Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Escobas Energéticas, para reencontrarse con la madre tierra

Karina González/Quadratín SLP
 
| 03 de febrero de 2019 | 21:30
 A-
 A+

SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 3 de febrero de 2019.- La medicina de hierbas se remonta a la ancestral tradición que hombres y mujeres tenían para sanar cualquier dolencia y cualquier mal, con el paso del tiempo y el crecimiento de la industria farmacéutica, esta tradición se fue quedando en el olvido, hasta llegar al punto en el que hay quienes dudan de su efectividad y minimizan el conocimiento que las personas mayores tienen sobre las plantas y sus propiedades curativas.

En San Luis Potosí, la abuela Tlalli Papalot -nombre que significa mariposa que nace de la tierra con la medicina de la obsidiana- se dedica a ayudar a las mujeres a reencontrarse con ellas mismas y con la madre tierra a través de diversos rituales y cantos con el uso de las plantas.

Para esta ocasión, Tlalli Papalot reunió a un grupo de mujeres para elaborar escobas energéticas creadas con hierbas del altiplano, cuarzos y alambre de cobre. El ritual surge de la necesidad de que el humano se conecte con la naturaleza y con el campo, pues dijo Paulina Ortiz, fundadora de la cooperativa, hay personas que nunca han conocido el campo y es momento de trabajar para reconectar las almas a la madre tierra.

El proceso de las escobas energéticas, describió Tlalli Papalot, es el contacto directo con las hierbas y el olor, también se usan minerales como cuarzos y el alambre de cobre como transmisor energético y se dice que se crea una escoba de poder porque está fabricada con hierbas como ruda, menta, pirul, hierbabuena y albahaca, “todo es medicina sagrada y protección, puedes hacer un té, una limpia, quitar un empacho, es medicina”, expresó.

Sin embargo, la abuela Tlalli Papalot, lamentó que la industria farmacéutica esté dejando en el olvido la tradición ancestral de la herbolaria, por medicamentos que, aseguró, no sanan a las personas de sus enfermedades, “¿por qué acusan a la canabis, por qué acusan a la ayahuasca?, acusan a la ruda, al pirul, los acusan como inquisidores y son nuestra medicina, nuestra medicina de pueblo, yo pido a todos los que me están escuchando que volvamos a nuestras hierbas, a nuestros ancestros “.

Este taller de escobas energéticas fue el segundo que se imparte en Cosmos Cooperativa y más de 13 mujeres ya experimentaron el contacto con la naturaleza a través de estas escobas y su poder curativo, dijo Paulina Ortiz, quien aseguró, se continuarán implementando estas ceremonias de limpieza y sanación en el futuro.