Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Yeidkol, la pobreza como objetivo

Pablo Hiriart/Uso de Razón
 
| 06 de diciembre de 2018 | 5:00
 A-
 A+

Desde luego que primero los pobres, pero para sacarlos de la pobreza, no para perpetuarlos en esa condición porque así los pueden manipular a gusto.
La filosofía del nuevo grupo gobernante es que hay que vivir en la pobreza.

No queremos avión presidencial porque es símbolo de riqueza…

Aunque con la venta del Boeing 787 Dreamliner el país pierda entre 76 y 137 millones de dólares, de acuerdo con el reporte de Flight Ascend Consultancy, citado por Bloomberg.

No queremos un aeropuerto de talla mundial…

Y lo vamos a destruir, literalmente, aunque cancelarlo cueste más caro que terminarlo.

No queremos Los Pinos, porque es un palacio del lujo y la riqueza…

Aunque prácticamente todos los países del mundo tienen una casa presidencial. Por eso el general Cárdenas compró la hacienda La Hormiga para construir ahí la residencia de los presidentes de México.

No queremos funcionarios de calidad, técnicos de primera, investigadores de prestigio, diplomáticos acreditados que ganen bien, porque los “altos sueldos también son corrupción”.

Tienen que irse los talentos calificados y contratar para esos puestos a personas de mediana capacidad, pero que sean leales a la causa del partido y su jefe.
No queremos inversión extranjera, porque es acercarnos a los ricos.

Por eso se cierra ProMéxico que, junto con las políticas de atracción de capital foráneo, logró que en el pasado sexenio entraran al país 192 mil millones de dólares en inversiones internacionales, esas que todo el mundo quiere y pocos pueden obtener.

Se dilapida la confianza con la cancelación del aeropuerto internacional, y los bonos se pagan por debajo de su valor para que nunca más traigan su sucio dinero a nuestro país.
No queremos turistas que derrochen su dinero en México…

Ni una palabra sobre el tema en la toma de posesión del nuevo presidente. Se cierra el Consejo de Promoción Turística, que con el impulso que le dieron los secretarios Claudia Ruiz Massieu y Enrique de la Madrid pusieron a México como el sexto país más visitado del mundo.

En síntesis, varias de las medidas que se han anunciado por parte del nuevo gobierno no son para ahorrar, sino que tienen la intención deliberada de la consagración de la pobreza.

La presidenta de Morena, Yeidkol Polevnski, dijo esta semana que “cuando sacas a la gente de la pobreza y llegan a clase media, se le les olvida de dónde vienen, porque la gente piensa como vive. Entonces cuando llegan a clase media se les olvida de dónde vienen y quién los sacó (de la pobreza)”.

Por eso echarán abajo la reforma educativa, como tarea prioritaria, a fin de perpetuarse en el gobierno.

Que los pobres sigan siendo pobres, vivan de la ayuda del gobierno, y a la hora de votar o de ser convocados a marchas y a mítines no se les olvide quién les da de comer.
Regalémosle el pescado, pero que por ningún motivo aprendan a pescar.

Para abajo la reforma educativa, porque con ella van a “olvidar de dónde vienen y quién los sacó de la pobreza”.
La demagogia, por más emocionante que sea, nunca ha sacado a nadie de la pobreza.

Para dejar atrás esa condición, no hay atajos: buena educación y crecimiento económico.
Vamos a renunciar a la buena educación y nos quedaremos con maestros huelguistas, que no se capacitan y ascienden por méritos sindicales.

Y el crecimiento va a ir para abajo, por lo escasamente atractivo que será México como país para la inversión, como ya lo adelanta el Banco Central.

Con la cancelación del aeropuerto las Pymes pierden dinero. Las afores pierden dinero. Las líneas aéreas pierden dinero. Los 40 mil empleados directos e indirectos que se quedarán cesante, pierden dinero. Las constructoras pierden dinero. El país pierde dinero al tirar un aeropuerto nuevo que lleva construido el 37 por ciento. Más dinero se perderá al construir Santa Lucía, sin conectividad con el AICM y la terminal de Toluca.

En una frase: es el pueblo el que pierde dinero y empleos por las empresas que deben recortar personal y dejar de contratar.

Le van a regalar dinero al pueblo (indispensable como ayuda en muchos casos), pero las políticas equivocadas las va a pagar el propio pueblo con bajo crecimiento y mala educación.

De eso se trata. De que haya pobres, pero que tengan que comer lo que les da el gobierno.

Ah! Y que a la hora de ser llamados a la marcha o a la consulta popular, no se les olvide quién les da la comida.