Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Elizabeth Hidrobo/Quadratín SLP

Mayta, emprendedora de 8 años, expositora en bazar con causa

Daniela Bravo/Quadratin SLP
 
| 05 de diciembre de 2018 | 10:00
 A-
 A+

SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 5 de diciembre de 2018.- El Gaticornio es un personaje creado por Marcian o Matya, su nombre artístico, la pequeña niña de 8 años que atraída por el mundo de los negocios y con asesoría de su mamá, instaló un stand en el “Bazar Tangamamis”, evento con causa celebrado este martes en el estacionamiento de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), donde participaron más de 200 expositoras.

El bazar pretende ayudar a la asociación civil “Otra Oportunidad”, que brinda apoyo psicológico a mujeres que sufrieron violencia y las prepara para que tengan “otra oportunidad” en la vida enseñándoles a ser emprendedoras.

Los productos de Gaticornio que Matya elabora nacieron en memoria de su gatito, el cual murió hace un año cuando se encontraba en proceso de mudanza. Matya hizo un separador con forma de gatito y unicornio, que los vende a 20 pesos cada uno o tres por 50 pesos.

Con el apoyo de su familia ha logrado rotular libretas para niño, stikers, almohadas, lapiceras, tazas, entre otros objetos. “Yo dibujo los separadores, me tardo como un minuto y escojo los colores que le queda a cada gatito según la personalidad”.

Otra pequeña emprendedora, que participo en el bazar, es Samanta Estrada de 13 años quien vendió productos de belleza y decoración. Desde más pequeña, con autorización de sus padres, vendía los juguetes que ya no necesitaba.

“Nunca me ha gustado depender de mi mamá, es por eso por lo que desde hace un mes compro productos y con la ganancia invierto en más”, dijo. Samanta sueña con lograr una marca y ser la creadora una importante franquicia.

Angélica Martínez Calderón, organizadora y participante del bazar, explicó que las expositoras pagaron una cuota para ocupar un espacio y ofrecer sus productos. Las cuotas variaron según el tamaño del stand y fueron desde los 350 pesos, y de lo recaudado se pagaron toldos y servicio eléctrico, y el resto será donado a la asociación.