SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 15 de septiembre de 2020-. Los gritos para festejar el Día de la Independencia  se quedaron contenidos en los corazones  de los potosinos, pues  esta vez no pudieron participar en la ceremonia debido a que la contingencia sanitaria ocasionada por el Covid 19, se los impidió.

Algunos ciudadanos subieron a sus autos adornados con banderas, sombreros y guirnaldas tricolores y se enfilaron hacia  algunas  calles del centro histórico, pues se cerró el perímetro del Palacio de Gobierno y Plaza de Armas, para festejar de esta manera, sonaban los cláxones y algunos hacían sonar las clásicas trompetas de papel que se venden en esta fecha. Otros lo hicieron caminando, para que no pasara desapercibida la fecha. Algunos más acudieron a los restaurantes y algunos bares, en donde festejaron y consumieron platillos y bebidas típicas mexicanas.

La restricción con vallas metálicas  impidió no solo a los ciudadanos, sino también a los reporteros, presenciar de cerca la celebración. Solo tuvieron acceso los funcionarios integrantes de los tres poderes del estado y los integrantes del gabinete ampliado del Gobierno estatal. Así arribaron al lugar los invitados especiales, quienes fueron los privilegiados para vivir este festejo.

Algunos sonrientes, otros adustos, ingresaron al interior de Palacio de Gobierno en donde el mandatario estatal, Juan Manuel Carreras López, recodó a los héroes que hace 210 años nos dieron patria.

En la Plaza de Armas los miembros del Ejercito de la Doceava Zona Militar y de la Guardia Nacional respondieron por el pueblo a las vivas , el Gobernador recibió de manos de los  militares la bandera que ondeó ante las vivas de los integrantes de  las fuerzas nación nacionales.

“Potosinas y Potosinas vivan los héroes que nos dieron patria y libertad, ¡Viva Miguel Hidalgo!, ¡Viva Vicente Guerrero!, ¡Viva Josefa!, ¡Viva Juan Aldama!, ¡Viva Mariano Jiménez!, ¡Viva México!, ¡Viva San Luis Potosí!”, resonó el grito de Carreras López en la húmeda noche en la capital potosina .

Después de realizar los honores a la bandera, los acordes del Son de La Negra inundaron la Plaza de Armas y comenzaron los fuegos pirotécnicos que se podían observar desde cualquier punto de la ciudad, seguidos de la letra de “Mi México querido, que linda es mi bandera si alguno la mancilla le parto el corazón, ¡Viva México!, ¡Viva América!”, mientras el Gobernador  y sus acompañantes permanecían en el balcón.

Así  en los corazones de los potosinos se quedaron contenidos los gritos que la pandemia mermó.