El delegado estatal del Instituto Nacional de Geografía y Estadística, Arturo Ramos Miranda, expuso que a diferencia de hace 10 años han encontrado mejores condiciones generales dentro de las viviendas potosinas.

Lo anterior porque la mayoría de los hogares cuentan ya con piso, drenaje y tuberías, aunque resaltó que falta trabajo en la atención de los servicios.

«Hay una disminución importante en viviendas que tienen piso de tierra, nunca será suficiente si no se llega al 100 por ciento, pero hay avances importantes», sostuvo.

Dijo que el censo de Población y Vivienda 2020 permitió saber dónde están específicamente los grupos poblacionales que requieren ayuda urgente para tener una mejor calidad de vida, amén de que entregan reportes constantes en materia de grupos vulnerables, como es el caso de los adultos mayores.

«Nosotros podemos trabajar con ellos en el sentido de dónde se concentra mayormente cualquier tipo de población, un análisis especial, porque se puede decir que 361 mil 599 personas son mayores de 60 años, eso me dice un cuadro, pero nosotros tenemos las herramientas para que en un mapa y análisis específico las autoridades responsables de los grupos de población puedan dirigir sus esfuerzos», finalizó.