SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 16 de julio de 2019.- Los indocumentados que transitan por territorio mexicano buscan vías alternas y más peligrosas luego que se reforzaron las estrategias para contener la migración centroamericana en la frontera del territorio nacional.

El presidente del Centro de Derechos Humanos Samuel Ruiz, Ricardo Sánchez García, ejemplificó las nuevas disposiciones en donde se solicita credencial de elector para todo aquel que aborde un autobús de pasajeros, medida que dijo pone en peligro a los migrantes.

Cabe recordar que hace algunos días, el Instituto Nacional de Migración (INM) ordenó a las empresas de transporte terrestre exigir a todas las personas, como requisito obligatorio, una identificación oficial y documento migratorio vigente para poder viajar.

Esto además de violar el derecho a libre tránsito establecido en el artículo XI de la Constitución Política de México, conlleva graves consecuencias, señaló y añadió que obligan a los migrantes a buscar rutas alternas que incrementan su vulnerabilidad, dejándolos a expensas del crimen organizado, siendo así víctimas de delitos como trata de personas, tráfico de migrantes, entre otros.

“Con respecto a que las empresas de transporte terrestre nacional exijan un documento migratorio para proporcionarles el servicio, es un hecho violatorio tanto de la Ley de Migración como de su Reglamento donde en ningún momento se hace referencia a ésta función/ acción”.

Afecta también a personas en contextos de movilidad interna y nacional, como personas migrantes repatriadas, jornaleras agrícolas, desplazadas internos y a la ciudadanía en general, concluyó.