SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 14 de agosto 2019.- El caso de violencia familiar por el que es acusado el secretario de Estudio Javier Leyva, será tratado como cualquier otro y sin privilegios, declaró el presidente del Supremo Tribunal de Justicia Juan Paulo Almazán Cué, quien también sostuvo que el presunto agresor mantiene y mantendrá su puesto de trabajo, el cual es precisamente defender los casos de violencia en contra de las mujeres, ya que la Ley Federal de Trabajo no contempla que sea separado del cargo por un motivo como el señalado.

«Nosotros trataremos este caso como cualquier otro, aquí no abra privilegios para nadie, lo que se busca es erradicar la violencia de género. Hay que ser muy precisos y decir que la Ley Federal del Trabajo no contempla que el Consejo de la Judicatura, que es de quien depende la parte administrativa del tribunal, por una causa como la violencia en contra de una mujer, que por supuesto es un acto que hay que erradicar, sea motivo suficiente para cesarlo de su cargo, eso sería solamente si la violencia se ejerciera dentro de la institución».

Recalcó que uno de los principales objetivos que tiene el Supremo Tribunal de Justicia es erradicar la violencia de género, «por supuesto que uno de nuestros principales objetivos es erradicar la violencia en contra de las mujeres, sin embargo, insisto que no tengo facultades para tomar la decisión de separarlo del cargo».

Al cuestionarle si se le aplicaron algún tipo de exámenes psicológicos cuando fue contratado, Almazán Cué argumento que, «él fue contratado mucho antes de que yo tomará el puesto, ahí depende de los magistrados de la Quinta Sala, que es donde él labora, él no trabaja bajo las órdenes de su servidor», finalmente añadió que lo más importante de este caso es erradicar estos actos en contra de las mujeres y que se tenga por seguro la actuación de parte del Supremo Tribunal de Justicia apegada a la ley, «si el imputado en este caso cometió el hecho tendrá que pagar las consecuencias en el sentido de lo que establezca la ley», finalizó.