SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 14 de febrero de 2020.- Para “subsistir”, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en San Luis Potosí ha tenido que adquirir medicamentos cada dos o tres días con proveedores locales o hacer intercambios con otros hospitales de la capital potosina para surtir las recetas a sus pacientes, admitió el jefe de Prestaciones Médicas, Francisco Ortiz Nesme.

Indicó que si bien hay contratiempos en el abasto de las claves, no la misma situación en la atención, la cual continua como de costumbre.

Refirió que varían los medicamentos que sufren desabasto, porque son más de 600 los autorizados para el estado de San Luis Potosí. Citó como un ejemplo, que hace días se terminó la insulina y está por ocurrir lo mismo con el fármaco para la presión.

“Sí están llegando, pero no los suficientes y realizaremos ajustes para poder abastecernos”.

Sin embargo, aclaró que los medicamentos llamados de “vida o muerte”, unos 50, sí están a disposición de los enfermos.

FALLA LOGÍSTICA

El funcionario precisó que la compras de los medicamentos en años anteriores era bajo las reglas del propio IMSS, pero el año pasado el Gobierno Federal determinó que ahora se realicen a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Hacienda decidió que los laboratorios deben entregar los medicamentos en la Ciudad de México y desde ahí se distribuyen para los estados de la República Mexicana”, mencionó.

El doctor Ortiz menciono que ahí está el problema, porque no se ha podido establecer una buena logística de distribución a las diferentes clínicas del instituto.