SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 29 de noviembre 2020.- La música de México es fruto del mestizaje que se dio entre las tradiciones europeas y americanas. En México conviven diversas culturas de todo el mundo, las expresiones sonoras de un pueblo que llevaba más de 500 años, la mezcla entre razas y diferentes formas de música no se hicieron esperar. La música mexicana se desarrolló en el periodo post-revolucionario de 1910 y se convirtió en el ícono de la música popular de México, un símbolo de nuestro país, que se difundió con gran éxito por varios países latinoamericanos, especialmente gracias al cine mexicano, causando profundo arraigo entre los sectores populares y medios.

Los cantantes profesionales de este género desarrollaron un estilo extremadamente emocional, una de cuyas características consiste en sostener largamente una nota al final de una estrofa, culminando en una terminación fundida en un acorde. Rosy Arango, la Rosa Mexicana le canta a México con el corazón. Abre sus puertas para darnos a conocer a la persona que expresa con su voz lo que el corazón siente, su propuesta es cantarle al amor bonito y al bello México.

En entrevista exclusiva para Quadratín Espectáculos la talentosa Rosy nos comparte ese gran sentir y el amor a su música y su país.

“Mi amor por la canción mexicana, por nuestra música, ha corrido por mis venas desde siempre; todo el tiempo he sido una fiel rielera de mi canción, desde muy pequeña yo soñaba con cantar como las grandes reinas de la música ranchera, y las primeras canciones que me aprendí fueron las que se cantaban con mariachi. Es una historia interminable de conexión y comunicación donde la música mexicana, me permite celebrar y ser festiva como buena mexicana, y también me permite llorarle al amor, nacimos la una para la otra, nunca permitiré que la mancillen y quede en el olvido como fiel escudera de la canción mexicana”.

México es un país que sabe cantar en las buenas y en las malas. Rosy, con 18 años de representar nuestra música y cinco producciones discográficas, respaldan su trayectoria artística; Rosy es hablar de pasión, de entrega, de lucha, de colores, sabores y ritmos; de identidad, cultura, de las artes y tradiciones de nuestro país, pero sobre todo es hablar de fuerza interpretativa y de la importancia de dar continuidad al legado de la música regional Mexicana.

“Mi motivador ha sido haber crecido junto a mujeres oaxaqueñas, que me enseñaron que la vida se sazona, que la vida lleva ese toque de mexicanidad, que la vida es como comerse un taco donde casi casi te puedes comer a medio continente, yo crecí junto a mi madre y mi abuela que tienen ese entrañable amor por México, y lo sembraron tan bien en mi corazón que esa semilla germinó”, nos agregó Arango, con palabras tan emotivas de orgullo que lo transpira y lo proyecta.

UNA ARTISTA INTERNACIONAL

Rosy ha llevado la música de nuestra tierra a toda la República Mexicana, Estados Unidos y Sudamérica con extensas giras y presentaciones cargadas de fiesta, talento y una fuerza interpretativa, sin igual. Además, recibió por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores el nombramiento de Embajadora de la Música Mexicana para encabezar el proyecto Diplomacia Cultural. Su música se escucha en todas las embajadas y consulados mexicanos del mundo.

“Siempre he tenido mucho compromiso con mi cultura, con mi gente, con nuestras artesanías y mi estandarte ha sido el musical y esto significa refrendar ese compromiso de llevar mi bandera y mi país orgullosamente en la piel y decir que nuestro México es inmortal y hoy más que nunca estamos listos para seguir de pie, ondeando la bandera mexicana y esto es un honor”, ha comentado Rosy en muchas entrevistas.

Arango sigue cabalgando y luchando con sus ideales muy claros servir a quien lo necesite por medio de su canto y tomar la estafeta de la nueva música de México de la mano de Celso Duarte con quien realizó el disco ‘Mi nombre es México’, con dicha producción muestra una fresca propuesta de música mexicana contemporánea misma que le ha permitido avanzar a paso firme en el gusto del público. Ovaciones multitudinarias son el resultado de un gran espectáculo que no debe faltar en las Ferias de México, eventos empresariales y familiares.

UNA MEXICANA DESTACADA

Sin duda alguna Rosy Arango en el camino de las mujeres que enorgullecen con sus voces e interpretación muy mexicana de nuestro gran acervo cultural, esas mujeres que nos han endulzado los oídos y acelerado nuestros corazones con sus canciones, pero, sobre todo, han demostrado que pueden destacar en la industria musical, que en su mayoría es dominada por hombres.

Ahora no se necesitan escuelas especiales para señoritas ni dedicarse a Dios para entrar al mundo del conocimiento, pues todas esas grandes mujeres han abierto los caminos para que las generaciones venideras dieran rienda suelta a la música y a sus inquietudes artísticas. Figuras como Agustín Lara, Pedro Infante, José Alfredo Jiménez, y otras personalidades le han legado mucho a la música, pero las mujeres han marcado pautas importantes que se deben ovacionar.