SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 9 de octubre 2019.- La disputa por la presidencia de Nuestro Civil metió en crisis a esta asociación civil, donde el actual dirigente Alberto Narváez Arochi niega querer eternizarse en el cargo, pero la vicepresidenta Alejandrina Cedillo Campos afirmó lo contrario y hasta renunció.

“No tengo intenciones de reelegirme como presidente de Nuestro Centro”, así fue aclarado por el propio Narváez Arochi, quien hasta el momento continúa en el cargo porque todavía no hay quien entre en su lugar y además se generó un malentendido con quien hasta el viernes pasado era la vicepresidenta, Alejandrina Cedillo.

Cedillo afirmó que Narváez quiere repetir y lo tachó de machista, lo que sorprendió a Narváez.

“Lo único que puedo expresar sobre Alejandrina es que ha trabajado mucho por los comerciantes y el Centro Histórico”, dijo.

«No es mi intención reelegirme, tengo hasta marzo para convocar a nuevas elecciones, quien decide no soy yo, es el consejo. Yo pretendo que sea antes, por eso se movieron un poquito las cosas y Alejandrina Cedillo renunció y lo hizo público, pero desconozco qué pasó”.

Narváez recordó que Cedillo señaló su interés de suplirlo y entregó una propuesta de trabajo que estaba en análisis.

“El sábado pasado nos reunimos para ver este tema en específico, todo el consejo sin ella; se hizo así porque cuando me hicieron el favor de elegirme también fue así, para poder evaluar las propuestas abiertamente”, argumentó.

Según Narváez, una de sus propuestas es abrir el consejo a más mujeres para hacerlo más fuerte y escuchar sus opiniones, por lo que descartó machismo.

“De hecho me anteceden dos extraordinarias mujeres presidentas, Isabel Gómez y Adela Costanzo que trabajaron a favor de Nuestro Centro y en el Centro Histórico», recordó, al tiempo de reiterar que no es su deseo reelegirse porque “no tengo espíritu de cacique”.

El presidente de Nuestro Centro espera que Cedillo piense sus acciones, mismas que en el pasado le han causado problemas en otras organizaciones de empresarios y aprovechó para agradecer el gran trabajo que siempre realizó.

«Yo espero que una persona tan importante como ella replantee su proceder. Nuestro Centro no es Alberto Narváez, no es tal o cual comerciante, son más de dos mil quinientas unidades económicas, por las cuales velamos ella y yo, en particular por los más vulnerables y eso es algo que también le reconozco”, finalizó.