No es por intrigar, pero todo mundo se pregunta dónde están los testigos de honor de la llamada Alianza Ciudadana para la elección interna del PAN.

Y es que en redes sociales se preguntan si debe haber una Alerta Amber para localizarlos, ya que los coordinadores de la Alianza Empresarial, Manuel Castanedo de Alba y de la Plataforma Sí por México, Julio César Galindo Pérez, así como Emilio de Jesús Ramírez Guerrero, secretario estatal de la CTM potosina, no dicen nada respecto al llamado que hizo Octavio Pedroza Gaitán a Xavier Nava Palacios, la noche misma de su triunfo.

Según el primer punto del Pacto de Unidad Política firmado por ellos tres, así como el trío de aspirantes -el pasado 4 de enero-, no serían los perdedores, sino el ganador, el que hiciera un llamado a sumarse a su candidatura. Además, indica que las diferencias podían dirimirse legalmente, conforme los estatutos y reglamentación del partido.

De ahí se ha agarrado el alcalde capitalino con licencia, para hacerla de emoción y, aceptar o rechazar la invitación de Pedroza, quien ayer ya no lo mencionó por su nombre, lo que indica una vez más que en política, los acuerdos se hicieron para romperse o que papelito no habla.

Firmaron y ya.

El rumor suena cada vez más fuerte: el presidente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo tiene un pacto con Ricardo Gallardo Cardona, candidato del PVEM, para posicionarlo de cara a las elecciones de 2021.

Por su parte, el Pollo anda gallo y se roba en despoblado a los candidatos de otros partidos políticos, como fue el caso del adinerado David Medina Salazar -hermano del titular de la CEA, Jesús Medina-, en Ciudad Valles, donde supuestamente iba por la coalición Sí por San Luis como propuesta del PAN, para agenciarse más votos.

El caso es que el más reciente garlito indica que la ex escolta del presidente Andrés Manuel López Obrador y actual Administradora General de Recursos y Servicios del SAT, Paloma Rachel Aguilar Correa, sería la candidata… justo cuando la secretaria de Salud, Mónica Rangel Martínez, arreció su publicidad desde la Ciudad de México para promoverse como el mejor perfil.

Pero más allá que ninguna de las aspirantes aparece en los primeros lugares de las preferencias electorales en la entidad, llama la atención que Morena haya permitido al PVEM quedarse con el eslogan «Juntos Haremos Historia por San Luis Potosí», para confundir a los votantes y de eso, no ha habido explicación alguna.

Suena.

Ahora que el senador con licencia, Marco Antonio Gama Basarte se sumó a la candidatura de su compañero de partido, Octavio Pedroza Gaitán, al que reconoció como el ganador de la elección interna de Acción Nacional, surge la pregunta si el pendientito que tiene en el Tribunal Electoral de San Luis Potosí quedará en el pasado.

Sí, porque Gama tramitó ante esa instancia un juicio para la protección de los derechos político-electorales, con el número TESLP/JDC/792/2020 en contra de la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Organizadora Electoral Estatal del PAN, por estar en desacuerdo con los términos de un oficio interno.

Lo cierto es que así como es de lento el tribunal para sacar adelante las resoluciones, probablemente termine la elección constitucional y el panista siga esperando respuesta, pero en todo caso su declinación o continuidad al caso, hablará si en verdad quiere un borrón y cuenta nueva.

Ayer, sin duda, fue el día de Marco Gama, quien mostró altura de miras para levantar la mano de Pedroza, quien lo llenó de halagos, al igual que el presidente estatal del instituto político, Juan Francisco Aguilar Hernández, por su aceptación digna de la derrota, a diferencia del tercero en discordia, Xavier Nava, a quien el legislador llamó «mi amigo».

Entonces.