San Luis Potosí, SLP., 27 de mayo de 2019.- Un ciudadano denunció que el miembro del Club Rotario de San Luis Potosí, Eduardo José Alvarado Revuelta, en presunto contubernio con el extitular de la Notaría número 11, de la capital potosina, Bernardo González Courtade, falsificaron documentos para tomar posesión de una herencia valuada en más de un millón de dólares.

El denunciante, Alejandro Revuelta, hermano del integrante del Club Rotario, dijo que antes de que su madre María Eugenia Revuelta Aranda, falleciera en el año 2011, su delicado estado de salud por el padecimiento de cáncer en el cerebro, no le permitió prever la realización de un testamento.

Aun así, en octubre de 2011, su hermano y el notario prepararon un supuesto testamento que lleva la firma falsificada de su madre, quien falleció a los 50 años de edad.

Revuelta añadió que los documentos de la herencia no incluyen testigos, huellas dactilares ni certificados médicos que dieran cuenta de la lucidez de la señora al momento de realizar el presunto testamento.

En contraparte, Alejandro Revuelta aseguró que él acudió con el neurólogo que atendía a su madre, y que éste le explicó que su familiar no pudo haber firmado ningún documento, dado el estado de salud en el que se encontraba.

De tal suerte se promovió un juicio de nulidad del documento en el juzgado quinto de lo familiar, mismo que se encuentra en fase inicial.

Finalmente, el denunciante señaló que quiere hacer del conocimiento de la opinión pública que hay personas que adquieren una imagen de prestigio, incursionando en asociaciones civiles de beneficencia, pero que en realidad esconden actos ilegales en los que atropellan los derechos de terceros.