SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 7 de agosto 2020.- Desde el inicio de la contingencia sanitaria, el albergue Casa Hogar del Migrante se colocó en confinamiento voluntario para no exponerse a un brote de Covid 19, con el asesoramiento de la Secretaría de Salud, a fin de seguir brindando ayuda a migrantes que transitan por el estado.

La coordinadora del albergue, Geraldine Estrada Rivera detalló que además solicitaron a las autoridades capacitación para realizar todas las medidas sanitarias en sus instalaciones, mismas que se ejecutan desde el mes de abril.

«Después que recibimos esta capacitación se elaboró un protocolo de contingencia ante el Covid 19 y enfermedades respiratorias, lo cual vino a cambiar la forma de trabajar del albergue; para ingresar se les tiene que tomar la temperatura, se deben lavar las manos, usar gel antibacterial, usar el tapete ‘sanitizante’ y los muchachos empezaron a ingresar realizando estas acciones, usando tapabocas y pasando al departamento médico».

Geraldine Estrada explicó que con la declaratoria de contingencia sanitaria muchos albergues similares en el país comenzaron a cerrar y cuando los migrantes comenzaron a ser deportados acudieron a uno de los pocos que continuaron en labores, por lo que comenzaron a hacer falta cubrebocas y gel antibacterial que más adelante fueron donados por asociaciones civiles de otros países, además de recibir apoyo del ayuntamiento para higienizar el lugar.

«Mucha gente del norte empezó a bajar hacia San Luis Potosí y el miedo era que comenzamos a concentrar mucha gente que fue deportada de Estados Unidos, vinieron porque el albergue de San Luis era de los pocos que continuaban abiertos”, indicó.

Hasta el momento cuentan con unas dos docenas de migrantes que decidieron quedarse, incluidos un mutilado por el tren potosino que fue llevado a Celaya para recibir su prótesis.

Geraldine Estrada agradece el apoyo de la ciudadanía que dona comida e insumos médicos.

Aclaró que la gente que viene en tránsito no puede ingresar al albergue, pero se les da cubrebocas, información sobre esta enfermedad y una cobija, así como alimento a las afueras del lugar para que tomen el tren y continúen su camino.

«Ojalá que la sociedad potosina no vea a los migrantes como una amenaza, todos estamos expuestos a una infección, todos somos vulnerables y si nos quieren apoyar donando gel antibacterial, cubrebocas, medicamentos, todo lo necesario para esta contingencia lo estamos recibiendo”, concluyó.