San Luis volvió a ser noticia nacional, luego de la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que trascendió que su hijo menor Jesús Ernesto estuvo en un campamento exclusivo que cuesta 64 mil pesos por 14 días.

Esto fue en Camp Santa Úrsula, de la capital potosina, ubicado en Camino a Portezuelo sin número de la colonia Planta del Carmen, Cerro de San Pedro.

Quizá por eso Beatriz Gutiérrez Müller estuvo por estos lares, pero de muy bajo perfil, el pasado fin de semana -antes de amadrinar la patrulla oceánica de la Marina en Tampico-, mientras su esposo el primer mandatario sudaba la gota gorda y hasta calenturas ajenas, en la Huasteca Potosina.

Tanto AMLO como la primera dama, tienen los recursos para pagar y además, es su vida privada. Pero claro, los críticos aprovecharon para hacer un escándalo político, debido a que la austeridad del tabasqueño quedó en entredicho.

El que resultó tener mucha mano izquierda, algo que ya había demostrado, es el secretario de Comunicaciones y Transportes, Fernando Chávez Méndez, quien logró que Uber trabaje en la legalidad, con el apoyo de los diputados que modificaron la ley para conseguir este propósito.

Chávez, de buen desempeño como secretario de Desarrollo Social en el gobierno torancista, posteriormente asumió el control del Congreso en la pasada Legislatura como líder de la fracción del PRI y presidente de la Jucopo, y logró poner orden, luego del gran golpe que representó la llamada ecuación corrupta donde estuvieron involucrados varios legisladores para blanquear cuentas públicas.

Gracias a eso, el gobernador llamó al exdiputado para asumir la conducción de la SCT y metió en cintura a Uber; lo que es mejor, sin tanto “pancho” de los taxistas que hasta pueden convertirse en choferes de la plataforma digital.

¿Quién lo iba a pensar?

El escándalo del caso Teresa Carrizales, “no le quitó ni una pluma a nuestro gallo”, dicen los navistas, y es que el alcalde capitalino, Xavier Nava Palacios, fue mencionado como el más fuerte precandidato de varios partidos para 2021.

Ese año, como sabemos, la gubernatura estará en juego y a Nava le late su corazoncito por ese hueso, perdón, alto cargo.

Según el columnista de Excélsior, Enrique Aranda, Nava sería el abanderado de PAN, PRD y PRI para enfrentar al dedazo del presidente Andrés Manuel López Obrador postulado por Morena.

Esa idea de la coalición ha rondado por varias mentes políticas en el estado y parece que cobra más forma, ahora en la figura de Nava; pero esto apenas empieza y, no es por intrigar… pero ninguno de esos partidos políticos se ha pronunciado.