La Unidad de Inteligencia Financiera de la SCHP ha sido muy mencionada en medios, su autonomía técnica se haya en discusión para incorporarse en la ley correspondiente.

Este brazo de la ley será largo y fuerte, es lo que se pretende. También debería ser vigilado pues errores podrán impactar finanzas de contribuyentes con actividad lícita y cumplimiento a la norma.

Esa es una preocupación que la sociedad debe no perder de vista.

Pero hay otras aristas de perspectiva que también ameritan discusión y análisis.

Una de ellas es la construcción y uso de algoritmos confiables, robustos y con base en la ciencia y tecnología. Además, esta la auditoría de estos, ¿qué ente está acreditado y certificará que tales algoritmos.

No perdamos de vista que a través de tales algoritmos es que se identificarán los patrones de conducta sancionables mediante, por ejemplo, la conocida como ley antilavado de dinero (Ley Federal para la prevención e identificación de operaciones con recursos de procedencia ilícita).

Esa es una de las actividades donde la ciencia, tecnología e innovación, CTI, haya un nicho de oportunidad. Pero el consejo de competencia, léase CONACYT, está ausente en tan importante política pública.

Supercómputo, algoritmos de inteligencia artificial, análisis dinámico de patrones financieros y conducta comercial. Todo ello, y más, son herramientas CTI para poder fortalecer a la agencia de inteligencia financiera.

Hay muchos temas de interés para CTI en los que CONACYT tiene responsabilidad: Medioambiente, seguridad alimentaria, formación de recursos humanos, física, química, biotecnología, matemáticas, etcétera. Se están haciendo bolas de tanto, ya que también está coadyuvar en inteligencia financiera.

De ir en la dirección contraria a ese fortalecimiento; en consecuencia, se debilita la inteligencia financiera por carencia de recursos humanos expertos en matemáticas e inteligencia artificial.

Es ese caso, las sanciones punitivas sucederán. Y después, como ahogado el niño para después tapar el pozo, a correr para resolver el asunto legal.

No solo es SCHP sino también actos las Fiscalías Generales, de la República o Estado, es protección de datos personales (qué puede implicar demandas por daño moral). También se debe cumplir en normas medioambientales, el tema es mucho más.

La CTI debe ser considerada para la correcta ejecución de loables intenciones en normatividades actuales y por venir.

La autonomía técnica que prevé la iniciativa de ley, que seguramente será publicada en breve, es un reto para la inclusión de perfiles de científicos y tecnólogos, en CTI y cumplimiento normativo.

Otra línea de acción es que al interior de las empresas se promuevan organismos para conocer y resolver los riesgos y cumplimiento. Organismos internos que reporten a altos directivos. Solo con esto será preventiva insertando a la empresa que lo tenga en la tendencia mundial, podrá hacer negocios por tener certificaciones por cumplimiento normativo.

De esta línea, la de empresas, más en otra oportunidad.