RIOVERDE, SLP., 19 de abril de 2019.- Debido a las medidas de protección ecológica del parque estatal Media Luna aplicadas desde el 2016, las cuales permiten el ingreso máximo de 2,275 personas, por tercer año consecutivo acceder al lugar es un privilegio para quienes madrugan a fin de encontrar un sitio para acampar durante toda la temporada vacacional de Semana Santa.

Es por ello que desde el Jueves Santo, el manantial prácticamente está sitiado por decenas de automovilistas que esperan conseguir un espacio para ingresar, pues la política es que por cada auto que salga puede entrar uno.

Este viernes se apreciaban filas desde el amanecer, pero es muy poco el flujo al interior, por ello las autoridades implementaron un operativo de información desde los paradores turísticos para informar a los visitantes que será muy complicado el ingreso.

Sin embargo, de acuerdo con el director de Turismo y Cultura de Rioverde, José Antonio Loredo Juárez, no se prohíbe a los visitantes que hagan filas y esperen el tiempo necesario para entrar.

“Los cierres se están decretando temporales, por eso hay esperanza”, apuntó.

Lo que para muchos es enojo, para otros en Rioverde se trata de defensa de la ecología que no es suficiente, pues se trata de “un daño irreversible a esta reserva ecológica”, expresó la activista en derechos humanos, Laura López.