SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 15 de mayo de 2019.- María Magdalena Saavedra Magdaleno, es una de las 100 mujeres, que según datos de Amnistía Internacional (AI) fueron víctimas de abusos por parte de funcionarios federales, la mayoría de dependencias de seguridad.

Fue al término de la ponencia de la directora General de Políticas Públicas de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), Ana María Suarez, en el foro Maternidades Libres, Mujeres Autónomas, cuando Saavedra Magdaleno pidió la palabra y solicitó “un minuto” del tiempo de la funcionaria para exponerle su caso.

Ante los medios de comunicación, relató que elementos de la Secretaría de Marina (Semar), la torturaron, violentaron sexualmente y fue privada de su libertad cinco años y medio por delitos que no cometió. Hoy pide la reparación del daño y ser la voz para que este tipo de hechos no se repitan.

Dijo que fue el 10 de mayo de 2013 cuando un grupo de marinos irrumpió en el hogar de María Magdalena, quien hasta ese día se dedicaba a la colocación de uñas postizas. Se encontraba a lado de sus hijos celebrando en Día de las Madre.

El caso de esta víctima involucra —al menos— a tres elementos de la Semar, quienes además de violarla sexualmente, le sembraron drogas y armas. Durante poco más de cinco años, María Magdalena piso dos penales de máxima seguridad ubicados en Tepic y Morelos.

“Me imputaron los delitos de acopio de armas, de droga, de cartuchos, de delincuencia organizada, es lamentable todos los cargos que me imputaron”.

Ayer, durante el evento que se desarrolló en el auditorio Manuel Gómez Morín que pertenece al Congreso del Estado, Saavedra Magadaleno exigió la reparación del daño.

La funcionaria pública dijo que las peticiones de la afectada no podían ser atendidas, pues es un caso que se encuentra en las instancias judiciales.

“Acabo de salir de una crisis que tuve, estoy tratándome en un psiquiátrico, tengo terapia, acabaron con mi vida, pero con mi esencia no, sigo con la frente en alto, yo no hice nada y lo comprobé”, sentenció.

La Comisión Estatal de Atención a Víctimas (CEAV) hasta hace unos meses ni siquiera conocían el caso. “Que esto no les pase a más mujeres o a más gente, busco que se dé a conocer lo que pasó porque no se vale que te destruyan la vida, ellos hacen su trabajo y uno de sus trabajos que no dan a la luz es precisamente violentar hogares y detener según lo que ellos creen”, señaló.

“La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), emitió la recomendación es la 20/2017 el 30 de mayo de 2017 y es fecha que no he sido reparada en mis daños”, concluyó.