CIUDAD VALLES, SLP., 2 de diciembre de 2019.- El coordinador estatal de la Unión Campesina Democrática (UCD), Ángel Altamirano García, mostró su esperanza de que a cuatro décadas de distancia, aquellos terrenos del frustrado proyecto hidráulico Pujal-Coy puedan todavía ser entregados a productores de la Huasteca, porque “esas tierras deberían estar en manos del sector social”.

“Sí hay esperanza, pero necesitamos tener liderazgos nuevos, porque esto también se convirtió en un negocio, el mismo Gobierno del Estado se colude”, denunció el dirigente.

Citó como ejemplo a Horacio Lobo que, señala, “tiene 40 años de estar en Asuntos Agrarios y se le deben hacer auditorías”.

Recordó que predios como “Loma Alta” y “El Cadillo” se han recuperado gracias a gestiones de la UCD, aunque en su momento haya sido necesario permutar lotes, por eso es que Altamirano García no descarta que en los próximos años, si existe voluntad de los gobiernos y funcionarios involucrados haya buenas noticias para sus agremiados.