SAN LUIS POTOSÍ, SLP.-25 de marzo de 2020.- Para algunos vendedores ambulantes la vida sigue, no pueden acatar las disposiciones de contingencia por el virus Covid 19 ya que tiene que trabajar para mantener a sus familias.

A pesar de las  indicaciones de la suspensión de todas las actividades, varias personas no pueden observar esta indicación como los vendedores ambulantes.

Una de esas personas es don Salvador quien se encontraba al exterior de la Unidad Administrativa Municipal (UAM) vendiendo gorditas, pero ha tenido pocas ventas debido a que no asisten muchas personas a este lugar por la restricción sanitaria.

El señor relató que desde hace 25 años vende gorditas y tacos de canasta de ahí mantiene a su familia, pero ahora está preocupado pues su clientela es mínima. “Esto está muy mal, antes vendía bien hasta tres canastas de mi producto, pero ahora con la cuarentena pues ya no estoy vendiendo”.

Señala que tiene que vender pues su familia no tiene otro ingreso. “Ellos me ayudan en la elaboración de la mercancía y yo la salgo a vender “, manifestó el señor.

Y aunque por el  momento piensa seguir saliendo a vender está consciente de que conforme avance el tiempo ya no tendrá clientes. “Vamos a ver si se puede seguir vendiendo sino pues voy a dejar de hacerlo”, dijo resignado.

Para Luis, quien vende tamales y atole alrededor de Mercado República, la situación pinta igual sus ventas han caído y con ellas la esperanza de obtener ingresos para mantener a su familia. “Antes vendía bien, la gente consume nuestro producto, pero ahora con lo del virus ya casi no hay clientes”, expresó.

Otro caso es el de don Julián y su hija, quienes venden fruta picada y dulces afuera de una escuela, pero ahora no tienen a sus clientes habituales ya que los niños no asisten a las escuelas. Al mediodía recorrían las calles en busca de clientes. “Está muy difícil para nosotros, no sé qué vamos a hacer, ni cuándo volverá la gente, no sé”, manifestó el señor.