SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 4 de febrero de 2019.- Con el propósito de crear una consciencia diferente y que las mujeres comiencen a cambiar la ideología que desde antaño, abuelas y madres, han transmitido a las generaciones futuras y que han influido en la salud y educación sexual, se impartió la conferencia Tabúes en la sexualidad femenina, por la sexóloga Maribel Camacho.

Camacho explicó que el trabajar la sexualidad sin miedo, prejuicios ni tabúes ayudará a reflejar la seguridad de las mujeres, además de tener el propósito de la prevención.

Cuando a las mujeres se les enseña que a su vulva se le debe llamar “parte íntima” se presta a que no se puede hablar del tema y que es algo que se tiene que callar, por lo que da pauta a los problemas sociales que se puedan llegar a generar.

Las personas tienen que ser conscientes que al pene y a la vulva se le tiene que llamar por su nombre, pues de lo contrario limita a ejercer y disfrutar de una sexualidad plena “es importante que empecemos a decir nombres correctos y adecuados para poder proyectar seguridad al hablar del tema”.

Por lo tanto, el objetivo de la charla fue identificar los mitos y tabúes que limitan la sexualidad para un ejercicio pleno y libre, prevenir, comunicar y lograr la equidad de género.

La sexóloga señaló que todos los días se tiene sexo, pues es la característica anatómica y fisiológica que diferencia a los seres humanos “tenerlo es vivirlo y protegerlo, tanto mujeres como hombres tienen que proteger su genital”.

Mientras que la sexualidad es como “yolo vivo, cómo me expreso, como pienso, cómo actúo”. Sin embargo, esto se confunde en la mayoría de las ocasiones por lo que se expresan sentimientos y pensamientos de manera inadecuada por lo que lleva a una mala comunicación con la pareja e incluso puede limitar a las mismas mujeres.

Explicó a los asistentes que los tabúes son algo que le limita y prohíbe a las personas, ya sea por cuestión social, política o religiosa, “ojos cerrados, boca callada” por lo que corresponde a las mujeres luchar y tener seguridad en las decisiones que tomen en su vida.

Los mitos que se dan en la sexualidad se deben a la forma en la que nos educaron “nuestros padres no estaban preparados para hablarnos de estos temas, recuerden cómo se enteraron que era la menstruación, cómo se enteraron qué era una relación coital”, por lo que es importante hablar con los hijos acerca de estos temas y contextualizar los términos, que las personas dejen atrás los miedos y prejuicios para hablar de la sexualidad de forma plena y responsable.

En cuanto al tema de la menstruación indicó que a pesar de los sentimientos de angustia, desesperación, enojo, preocupación, “es algo que a todas las mujeres nos pasa” y hace falta entre las féminas sororidad, pues no estamos preparadas para apoyarnos entre nosotras mismas.

A pesar de la época actual aún existen muchos mitos sobre el tema y se habla con cierto pesar sobre ello. Es importante que las mujeres conozcan su ciclo menstrual para identificar si esta es regular o irregular, además de presentar cambios que pueden reflejar enfermedades o infecciones.

Explicó que la menstruación no es otra cosa más que el desprendimiento del endometrio cuando el ovulo no es fecundado por un espermatozoide. A partir del primer día de sangrado comienza el ciclo menstrual y a la mitad de su duración, se da el día fértil que puede ayudar a las mujeres que intenta tener hijos.

Respecto a la virginidad dijo que los mitos que le rodean se basan en el valor que muchas veces se les da a las mujeres, sin embargo, aclaró que ésta no es más que una “telita, como una capa de cebolla (…) que puede o no existir”, es decir el himen que cubre la entrada de la vagina.

Hay mujeres que nacen con o sin él, además de que tiene diferentes aspectos, pueden ser tan delgados que al hacer una actividad se llega a romper sin que la mujer se dé cuenta, o tan elástico que por más que es penetrado nunca se rompe. Agregó que nadie puede identificar si este ha sido roto o no, pues cuando se tienen relaciones coitales por primera vez no siempre se sangra.

La masturbación es el placer provocado por uno mismo y ayuda a las personas a identificar cuáles son sus zonas erógenas para poder ser explotadas al 100% “si yo no empiezo por auto explorarme, por quererme y sentirme a gusto de vivir mi sexualidad y de ejercerla de manera plena, al momento de estar con otra persona me va a dar pena, me va a dar miedo”.

Agregó que es totalmente sano siempre que no interfiera no impida realizar otras actividades personales, profesionales y de pareja, “si ya es una actividad que hacemos en lugar de una penetración u otro tipo de actividad y sea nuestra única fuente de placer, no es sano”.

El placer va enfocado desde oler, sentir, probar y arriesgarse a probar nuevas cosas, de manera personal o con la pareja en dónde la comunicación es parte importante para que pueda disfrutarse de manera plena y conjunta.

Concluyó que los mitos, tabúes y perjuicios que hay sobre sexualidad se dan de generación en generación por el desconocimiento “no hay de otra más que informarnos, conocernos, autoexplorarnos para podernos defendernos del abuso y la falta de comunicación e incluso de nosotras mismas y todo lo que nos han impuesto”.