SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 21 de julio de 2019.- Una mujer y su hija de dos años de edad, originarias de Villa de Arista fueron rescatadas de un secuestro virtual del que estaban siendo víctimas, cuando agentes de la Unidad Especializada de Combate al Secuestro (UECS) las localizaron en un hotel de la capital potosina, informó la Fiscalía General del Estado (FGE).

Todo comenzó cuando la joven de 21 años de edad recibió una llamada telefónica del número 444-310-1641 en el que un sujeto le indicó que era un policía judicial y que sabía que de su celular se estaban generando muchas denuncias porque estaba dando información de un grupo delictivo y eso era un mal uso, por lo que se había metido en problemas.

Para solucionar eso, le dijo que debía salir de su casa y dirigirse a la plaza del municipio en donde encontraría a una licenciada que la asesoraría. Durante la llamada, el extorsionador obtuvo información de la víctima sobre las actividades a que se dedica su familia e incluso la que se encuentra en los Estados Unidos.

Una vez en la plaza, el sujeto que mantenía comunicación con la víctima le ordenó que se fuera a la ciudad de San Luis Potosí, de lo contrario le harían daño a su esposo pues lo tenían ubicado.

Ella se trasladó a la capital potosina y ahí el extorsionador le indicó que se fuera a una tienda de conveniencia en donde ya le había depositado a su nombre 700 pesos y una vez que lo hiciera debía tomar un taxi a un hotel del barrio de San Sebastián.

Mientras eso ocurría, al esposo también le realizaron una llamada en donde le exigían que consiguiera la mayor cantidad de dinero que pudiera, si no le harían daño a su esposa e hija.

Al marcar él a su pareja, no contestaba su celular ya que la tenían en otra llamada dándole el extorsionador las instrucciones con el fin de mantenerla aislada e incomunicada con su familia.

La UECS al tener conocimiento de los hechos, asesoró al esposo y le indicó que no depositara nada del dinero solicitado, y se implementó un operativo de búsqueda en diversos hoteles y moteles de la ciudad capital hasta que se ubicó a la madre y su hija en un establecimiento de la calle Martín de Mendalde del barrio señalado.

Ahí se le explicó que se trataba de un secuestro virtual y se les dieron todas las atenciones a las víctimas ante esta situación.

La FGE recomienda a la población estar muy alerta ante este tipo de llamadas y a colgar de inmediato, y en caso de contestar no brindar información personal, pues de ahí los extorsionadores obtienen datos que luego utilizan para provocar temor y pedir dinero a cambio de no hacerle daño a la familia.

Asimismo, se recomienda denunciar y pedir la asesoría de las autoridades.