SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 13 de febrero de 2020.- Las Universidades Benito Juárez no terminan de operar con eficiencia en el país y de hecho los dos planteles de San Luis Potosí son de los peores calificados, según señala una reciente investigación de la organización nacional Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).

Se trata de las instituciones establecidas en los municipios de Aquismón y Rayón, de las zonas Huasteca y Media, respectivamente; MCCI consideró que el modelo –en general- tiene relevantes carencias, y cita los casos de las dos instituciones ubicadas en la entidad potosina, en el país suman un centenar.

En el caso de la región Huasteca -en el Pueblo Mágico de Aquismón- apenas cumple el 28.8 por ciento de los requisitos, con una matrícula que no llega 50 jóvenes y sigue bajando, debido a que muchos estudiantes se han decepcionado y terminan por abandonar la escuela.

El próximo 30 de marzo se cumplirá un año de la visita del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cuando puso en marcha el proyecto educativo en la entidad potosina y anunció otros programas sociales, como Sembrando Vida.

Al respecto de esta evaluación, la subdelegada de programas federales en la Huasteca Sur, Briseida García Antonio, y directivos de la –llamada- Universidad (Para el Bienestar) Benito Juárez, han guardado silencio, solo escuchan o leen los duros cuestionamientos por su falta de validez oficial en y la carencia de infraestructura adecuada para una escuela de nivel profesional.

En este municipio solo están las promesas del presidente López Obrador, quien justamente en su visita del año pasado dio inicio el programa en un terreno donado -pero inoperante- en la primera sección de Tampate, y el recuerdo de escaramuzas con las autoridades de esa localidad por motivos políticos, lo que los orilló a dejar el edificio del Juzgado Auxiliar (donde operaban) para exiliarse en las instalaciones del Centro Cultural.

Moisés Bautista Castillo, uno de los enlaces de la Universidad, cuestionado al respecto, prefirió reservar una declaración oficial para otros tiempos cuando el proyecto esté más avanzado. La realidad es que, hasta el momento, la pregonada idea del Gobierno Federal más bien parece estancarse o ir en retroceso, comenzando porque –a diferencia de otras universidades de la comarca- ha replegado sus tareas de promoción, porque no tendrían donde meter al alumnado.