SOLEDAD DE GRACIANO SÁNCHEZ, SLP., 26 de mayo de 2019.- Los huevos enhojados son un alimento típico de la región huasteca potosina, aunque al escuchar su nombre podemos imaginar que se trata de un platillo con “enojo” y esto tiene relación al grado de picante, pero en realidad son llamados así porque se cocen en hoja de plátano, dando lugar al original nombre de en-hojados.

De acuerdo con pláticas de personas mayores de dicha región, los huevos enhojados fueron creados a partir de la necesidad de comer sin ningún tipo de grasa, lo que representaba un verdadero problema para los lugareños que intentaban cocinarlos directo en el fogón, el material de barro o lámina que usan provocaba que los blanquillos se pegaran al comal.

Esto motivó que las mujeres autóctonas, de manera ingeniosa, pensaran en poder cocerlos con ayuda de una hoja de plátano, las mismas especies que se utilizan para envolver el zacahuil y los tamales, ambos tradicionales en la gastronomía de la huasteca.

Para deleite de los potosinos -capitalinos- es posible encontrar a quienes preparan esta suculenta receta en el área metropolitana; un ejemplo es el establecimiento La Huastequita, ubicado en la avenida de Los Pinos -en Soledad de Graciano Sánchez- sin duda un pequeño fragmento de la Huasteca en la zona metropolitana, donde a diario es posible admirar, degustar y oler incomparables aromas de la cocina típica, con ingredientes tradicionales como el ajonjolí, chile rojo, frijoles negros guisados, entre otros, que embelesen a cualquiera.

Los huevos son servidos en la hoja de plátano y como elección los comensales pueden decidirse por varias de sus presentaciones: con frijoles refritos, queso encima, ensalada de lechuga y jitomate, además de un trozo de cecina huasteca asada, sin olvidar las rigurosas tortillas de maíz blanco hechas a mano y una salsa verde bien picosa, además de la martajada (hecha en molcajete).

Quadratín San Luis Potosí te invita a que degustes la gastronomía de esta prodigiosa región de nuestro estado, ya sea en La Huastequita o cuando tengas la oportunidad de visitar alguno d ellos 20 municipios huastecos; no pierdas la oportunidad de probar las enchiladas, los bocoles, la cecina, quesos artesanales, zacahuil y tamales.

Bien reza el dicho “Panza llena, corazón contento”, y si no queremos que termine enojado -como los huevos- no dejen de probar los sabores tan excepcionales de la región Huasteca Potosina.