SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 2 de diciembre de 2019.- Pese a la brutalidad de los últimos homicidios ocurridos en territorio potosino, para el especialista en conducta humana, Ricardo Muñoz Arenas, no se trata de episodios con fines terroristas o que busquen atentar contra las familias o el esquema de gobierno, sino entre los propios grupos criminales.

“Se infunde miedo, sí, pero son mensajes claramente destinados a gente vinculada con actividades ilícitas o que se encuentran en esos ambientes; definitivamente se cumple el objetivo de la zozobra, pero no hay hasta ahora evidencias que nos permitan pensar que es una agresión directa a la población”, citó.

El riesgo para los ciudadanos, apuntó, es estar en sitios o circunstancias equivocadas que los expongan a ser parte de un daño colateral, como ha ocurrido en otras ocasiones en el país.

A propósito de las intenciones de Estados Unidos para etiquetar a miembros del crimen organizado como grupos terroristas, luego del caso LeBarón en Chihuahua, Muñoz Arenas afirma que no existen las condiciones para creer que estas células operen bajo esquemas de esa naturaleza.

Pero pidió recordar que la mayoría de estos negocios ilegales en México han llegado a extremos inimaginables gracias a la Unión Americana, porque es allá donde pulula el trasiego de armas y el consumo de sustancias ilícitas.

“Son políticas intervencionistas que utilizan muy bien en EU para invadir países, tal como lo hacen en Medio Oriente; los grupos terroristas tienen objetivos específicos como derrocamiento de sistemas de gobierno e incluso traen sus orígenes en sectas religiosas, y ese no es el caso de la delincuencia en México”, expuso el antropólogo.

La tendencia natural para San Luis Potosí, y el resto del país, es que los asesinatos continúen ocurriendo, cada vez con mayor constancia y crueldad; por eso el Gobierno Federal deberá trazar una estrategia convincente para intentar detener el impacto.

“Vemos el tema presupuestal, que viene con importantes recortes a la seguridad nacional; no podemos pensar que destinarles más dinero a programas sociales es la solución, porque así la gente no se educa y la delincuencia sigue creciendo hasta llegar a un punto en que nada podrá contenerla”, dijo Ricardo Muñoz.

RESULTADOS PAULATINOS

Para el académico y experto en seguridad pública, Francisco Javier Salazar Soni, se ha dado un cambio completo en cuanto a estrategia de seguridad se refiere por parte del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Hay que tener en cuenta que esta administración no va a practicar más el llamado ‘Kingpin Strategy’, la cual tiene que ver con el descabezamiento de grupos criminales que se utilizó en administraciones pasadas”.

Señaló, además, que en el primer año de gobierno nunca hubo un avance significativo, así que es muy pronto para hacer un análisis de estas estrategias, “esperemos que los resultados sean paulatinamente positivos”, dijo en entrevista.

Salazar destacó que, lejos de buscar un enfrentamiento directo con el crimen organizado, la actual administración busca actuar en el tema financiero congelando las cuentas bancarias de origen ilegal.

“Según reportes del Gobierno Federal hay cinco mil 160 millones de pesos congelados de presuntas personas vinculadas con un cartel, aun así hay algunas otras expectativas y asuntos pendientes como pudiera ser el nuevo modelo de policía que está por implementarse y algunas cuestiones pendientes de justicia transicional que no se han visto”, finalizó.