SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 22 de marzo de 2020.- La pandemia del Covid 19 ha traído un cambio radical a la forma cotidiana de vida de la mayoría de la población en el mundo; las medidas tomadas por los gobiernos provocaron el aislamiento en países como China, Italia, España, Estados Unidos y Corea del Sur, lo que también repercute en la economía global por la incertidumbre en los mercados.

Ante tal panorama, el doctor Manuel Gerardo Zulaica Mendoza, catedrático de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), indicó que es inevitable que ocurra una crisis económica que afectará al mundo y podría llegar a ser peor que la Gran Depresión de 1929.

Explicó que el valor de las empresas se da de acuerdo a las utilidades que perciben, que a su vez responden a las ventas realizadas. Por lo que el Covid 19 ha provocado que exista una baja en las ventas, las actividades comerciales y turísticas, así como la falta de importaciones y exportaciones por el cierre de fronteras; esto reduciría el comercio, el valor de las acciones y las utilidades.

Al prever esta situación, las personas han comenzado a vender sus acciones lo que ocasiona que las empresas cuenten con menores ingresos para reinvertir y una reducción en sus ventas. Esto traería como consecuencia que los productos se queden en los almacenes, además del despido de personal, por lo que aumentará el número de personas que tengan poca capacidad para adquirir bienes y servicios, lo que podría derivar en un desastre económico mundial.

Para Zulaica Mendoza esto representa el peor escenario económico al que la población se podría enfrentar, aunque tampoco cambia en el aspecto financiero debido a la incertidumbre que ha traído consigo el virus.

«[Joseph] Stiglitz, quien fue Premio Nobel de Economía escribió que lo que causa realmente las crisis financieras es la incertidumbre, que ahora es espantosa precisamente; qué va pasar mañana, cuánta gente va a morir o cuánta se va a enfermar. Todo esto crea una incertidumbre en el mundo financiero, que a su vez genera una crisis económica», señaló.

PANORAMA MEXICANO

Mientras que el panorama para México tampoco se observa muy optimista, pues el investigador comentó que la contingencia no se ha tomado con la seriedad requerida, lo que puede derivar en mayores enfermedades que generan el aislamiento de las personas y la disminución en la actividad económica, así como mayores gastos en medicamentos y médicos, lo que deja de lado el consumo de bienes y servicios.

Zulaica indicó que el país no está preparado para atender este tipo de contingencias, pues se trata de una planeación económica-financiera y en el caso nacional se ha reducido el presupuesto en los rubros de salud, por lo que no cuenta con suficientes recursos para investigaciones y las universidades.

Y aunque se han suspendido las clases para todos los niveles educativos, aún existe la incertidumbre por gran parte de la población que trabaja por honorarios o no cuentan con un contrato, además de los trabajadores de empresas. Por lo que queda la pregunta al aire de cómo se prepara el gobierno para enfrentar la contingencia una vez que la población deje de trabajar.

Esto también se suma a las vacaciones de Semana Santa, uno de los factores primordiales de ingresos para el país debido a la entrada de monedas extranjeras, así como los trabajos generados durante la temporada y que dependen de ello para subsistir.

«¿El gobierno va a apoyar a esas empresas, a esas personas o qué se va a hacer?», cuestionó.

Sin embargo, el doctor Manuel Zulaica señaló que podría traer un lado positivo a las empresas nacionales al tener la oportunidad de reactivar sus ventas en México. Añadió que una vez pasada la contingencia se reactivaría la economía, por lo que es oportunidad para quienes cuentan con ahorros y un buen soporte económico de adquirir acciones e invertir, debido a que baja el precio por la poca demanda.

INYECTAR DINERO

Manuel Zulaica consideró que para poder salir de la crisis económica que está por verse en su totalidad, es hacer una inyección de dinero del banco central, así como el apoyo a empresas y a la población que por el Covid 19 sean afectados.

Esto puede suceder a través de la cancelación del pago de impuestos o algunos de ellos; que las empresas continúen con el pago salarial a los trabajadores que se encuentran enfermos, a su vez que el gobierno reduce estos gastos a través de la vía impositiva o de manera directa, al regresarlo de manera fiscal.

«Esos serían algunos tipos de medidas que el gobierno puede hacer en estos casos, también a nivel mundial y sobre todo hablamos de los apoyos que pueden hacerse para no caer o disminuir la crisis», comentó el doctor Zulaica.

Aunque explicó que los efectos de la crisis está por verse conforme avanza el tiempo, así como la población y la propagación del virus.

Doctor Manuel Gerardo Zulaica Mendoza, catedrático de la Facultad de Economía de UASLP.