CIUDAD DE MÉXICO, 10 de septiembre de 2019.- De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio se define como un acto deliberadamente iniciado y realizado por una persona en pleno conocimiento o expectativa de su desenlace fatal.

De acuerdo a un comunicado, este problema es multifactorial, que resulta de una compleja interacción de factores biológicos, genéticos, psicológicos, sociológicos y ambientales; sin embargo, la OMS señala que la prevención y el tratamiento adecuado de la depresión, abuso de alcohol y otras sustancias, así como de quienes han intentado suicidarse, permite la reducción de las tasas de suicidio.

Ante este panorama el Programa Sectorial de Salud incorpora como una prioridad la atención de la salud mental, por lo cual la Secretaría de Salud, siguiendo los lineamientos de la OMS, ha desarrollado una serie de acciones para atender este creciente problema de salud.

Lee la nota completa en Quadratín CDMX