SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 16 de marzo 2020.- Apenas el pasado miércoles 11 de marzo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), declaraba al Covid 19 como pandemia, y vaticinó para los días subsecuentes más casos y más muertes en más países afectados.

De acuerdo con la OMS, se llama pandemia a la propagación mundial de una nueva enfermedad.

Se produce una pandemia de gripe -por ejemplo- cuando surge un nuevo virus gripal que se propaga por el mundo, y la mayoría de las personas no tienen inmunidad contra él.

Los crecientes focos de infección de este nuevo brote de neumonía atípica, trastocó la vida cotidiana y hasta reformuló la campaña presidencial de Estados Unidos, pero de igual forma, en el otro extremo del mundo también modificó los viajes del papa Francisco.

En Estados Unidos, los casos superaron el millar y los brotes en ambas costas aumentan la preocupación.

El habitual bullicio de Roma se vio reducido a un susurro después de que los 62 millones de habitantes de Italia recibieran entre el lunes 9 y el martes 10 de marzo, instrucciones de quedarse en casa, porque hasta el momento ha sido el país más golpeado por el Covid 19.

La audiencia pública semanal del papa Francisco, normalmente un acto jovial que llena la Plaza de San Pedro con miles de personas, se celebró el miércoles 11, en la privacidad de su biblioteca, emitida a través de internet. Ciudad del Vaticano siguió las medidas de precaución italianas, que dejaron la plaza vacía.

Aunque comercios, cafeterías y restaurantes seguían abiertos, en todo el país la policía vigilaba que los clientes se mantuvieran a un metro de distancia y algunos negocios cerraran a las 18:00 horas.

Los mercados asiáticos cayeron el miércoles pese a las ganancias en Wall Street un día antes. Los inversionistas parecieron alentados por las promesas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre un paquete de ayuda para compensar el impacto económico del brote.

En Estados Unidos se vincularon docenas de casos con una conferencia en Boston y líderes de varios estados anunciaron prohibiciones a grandes eventos.

Universidades de todo el mundo han vaciado sus aulas para impartir clases por internet. La incertidumbre rodea las aperturas de temporadas de beisbol, campeonatos de baloncesto, ligas de futbol soccer. Incluso los conocidos “buffets” de Las Vegas se vieron afectados, ya que varios de los grandes casinos cerraron como precaución.

En California, miles de pasajeros nerviosos seguían atrapados a bordo de un crucero, esperando turno para desembarcar y comenzar sus cuarentenas.

Dos hombres que aspiraban a la presidencia de Estados Unidos cancelaron de forma repentina sus mítines del martes y abrieron la puerta a que otros actos de campaña se vieran afectados. La campaña de Trump insistió en que continuaría con normalidad, aunque el vicepresidente, Mike Pence, admitió que los nuevos mítines se estudiarían “día a día”. Todo apuntaba a que el brote avanzaba hacia el oeste.

En China, donde se detectó por primera vez, las autoridades dijeron haber encontrado solo 24 casos nuevos apenas hasta la semana del 11 al 15 de marzo.

Mientras que en Italia, cada vez más blindada, contabilizaba más de 10 mil infecciones y registraba un aumento de las muertes entre su población anciana. Las autoridades informaron de 631 muertos por Covid 19, la enfermedad que provoca el virus, tras las 168 muertes registradas el martes 10.

En tanto en México, ese mismo día se contabilizaban menos de 10 casos; pero justamente un día después (el miércoles) en Italia el número de muertos se había disparado a mil 16, y se anunciaba simultáneamente la llegada de un vuelo al Aeropuerto de la Ciudad de México, de un Boeing repleto de viajeros italianos.

El sábado 14 de marzo, en México se anunciaban 26 casos de Covid 19, incluyendo al estado potosino con dos casos.