SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 7 de diciembre de 2019.- El primer año del nuevo gobierno federal, 2019, se ha caracterizado por un deterioro en cuanto a la prevención y el tratamiento de por lo menos tres enfermedades: cáncer, dengue e influenza, siendo el sector más sensible por la primera afectación, el de los niños tratados en diversas instituciones nacionales del Sector Salud.

A propuesta del Ejecutivo federal, en fecha reciente el Senado de la República eliminó el programa llamado Seguro Popular y creó -mediante una reforma a la Ley Federal de Salud- el Instituto Nacional de Salud por el Bienestar (Insabi).

Tal decisión generó angustia entre los padres de los pacientes oncológicos quienes temen que sus hijos se queden sin tratamiento, una situación que registrada hasta en el Hospital 50 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de la capital de San Luis Potosí.

¿QUÉ TAN GRAVE ES EL PROBLEMA?

De acuerdo a datos del Consejo Nacional de Población (Conapo), hasta el 2018 había en el país una población total de niños y adolescentes entre los 0 y 19 años de edad de 44 millones 697 mil 145, de ellos 26 millones 493 mil 673 no cuentan con ningún tipo de seguridad social. 

Advierte la Secretaría de Salud que esto resulta preocupante “debido a que el cáncer es una enfermedad costosa que ocasiona un gasto de bolsillo considerable en la familia de los pacientes y puede condicionar, cierto grado de empobrecimiento”.

Señala el Registro de Cáncer en Niños y Adolescentes (RCNA) que las tasas de Incidencia (por millón) hasta el 2017 fueron: 89.6 nacional, distribuidos de la siguiente manera: 111.4 en niños de 0 a 9 años y 68.1 en adolescentes de 10 a 19 años.

NIÑOS POTOSINOS

En San Luis Potosí, de acuerdo a cifras de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC), habría 511 pequeños que padecen la enfermedad de los cuales 170 están bajo tratamiento, es decir, sometidos a quimio o radioterapia. El resto se encuentra en vigilancia, estatus en el que permanece aproximadamente 10 años después de sobrevivir a un tratamiento, y durante los cuales se monitorea que no les regrese el mal.

La incidencia a nivel local, va en aumento ya que mientras en 2018 se registraron 77 casos, en los primeros tres meses de este año se detectaron 15, por lo que es muy probable que las cifras finales de 2019 sean mayores a las del año anterior.

Respecto a las tasas de mortalidad (por cada 100 mil habitantes) los adolescentes de entre los 15 y los 19 años de edad tuvieron la mayor con 6.88, mientras que la menor fue para el grupo de los 0 y los 4 años con 4.35. Entre los 5 y los 14 años las tasas se mantuvieron similares entre ambos grupos con 4.60 (5 a 9 años) y 4.54 (10 a 14 años).

La mayoría de los casos del RCNA fueron: leucemias (48%), linfomas (12%) y tumores del sistema nervioso central (9%).

CONDENA A MUERTE

La sobrevida nacional en niños y adolescentes registrados en el RCNA es de 57%, en comparación con la de países con altos ingresos donde la probabilidad de que una niña, niño o adolescente con cáncer sobreviva, es de 90%.

Este dato resulta importante ya que el éxito del tratamiento depende de su aplicación en fases tempranas y sin interrupciones. Ello explica la desesperación de quienes han tenido que enfrentar el desabasto de medicamentos en hospitales del sector público.

Hace unos meses padres de niños enfermos externaron que “si el protocolo se interrumpe, nuestros hijos pueden recaer”, aunque las autoridades de salud de la 4T, “tenían otros datos” y minimizaron el problema.

Según los manifestantes el costo promedio del metrotexato es de 38 mil a 40 mil pesos.

RÉCORD EN DENGUE

Otra enfermedad con retrocesos en este año es el dengue. Las explicaciones del fenómeno van desde el aspecto climático hasta la negligencia en el manejo de recursos para el combate preventivo contra el vector transmisor, el mosquito Aedes aegypti.

Se sabe que el zancudo ha evolucionado y ahora puede sobrevivir en ciudades de mayor altura y con condiciones ya no necesariamente húmedas y cálidas. Por ello incluso se pueden registrar casos en municipios hasta de las zonas Centro y Altiplano de la entidad.

A lo largo del año, la cifra de casos en San Luis Potosí aumentó. En la semana 46 del año hay mil 387 confirmados, entre no graves, con señales de alarma y graves. Respecto a los casos acumulados, pero de 2018, el aumento es de 125.17 por ciento.

La mayoría de los casos (mil 315) son de dengue no grave (DNG); 64 de dengue con signos de alarma (DCSA) y los casos graves ya suman ocho.

De acuerdo a datos de la Secretaría de Salud Federal los municipios mayormente afectados por el virus son San Nicolás Tolentino, Tamuín, Tamasopo y Ébano. Este año hay con contagios en más de 50% del territorio potosino.

INFLUENZA

En cuanto a la influenza, la campaña de vacunación preventiva comenzó con semanas de atraso debido a la falta del biológico. La campaña se realiza, al parecer, de manera normal por lo que sólo queda esperar cómo evolucionan los casos para saber si el atraso tuvo algún efecto negativo y de qué magnitud.