Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Pobreza, causa de deserción escolar en el altiplano

Redacción/Quadratín SLP
 
| 20 de diciembre de 2018 | 14:00
 A-
 A+

MATEHUALA, SLP., 20 de diciembre de 2018.- La pobreza en el sector educativo de la región altiplano es un efecto social que afecta en demasía a las instituciones educativas, principalmente en el nivel básico, así lo señaló Ramiro Rentería Sauceda, Jefe de la Unidad Regional de Servicios Educativos en la Región Altiplano (URSEA).

El profesor indicó que de los 33 mil 500 alumnos del nivel básico, son el 10 por ciento de estos los que desertan de sus estudios a causa de la pobreza, es decir 3 mil 350 niños.

Resaltó que una de las principales causas por las que los alumnos dejan sus estudios, es debido a que los padres de familia en la mayoría de los casos no cuentan con un empleo estable o la remuneración económica es muy baja.

“El sector educativo no puede ni debe cerrar las puertas a aquellos alumnos en situación de pobreza, ya que la ley está a favor de las niñas y niños, y la inclusión debe de ser tomada en cuenta de esa manera, nadie independiente de las condiciones sociales pueden quedarse sin sus estudios” consideró el líder educativo.

Cuestionado sobre los nuevos programas que desea implementar el Gobierno de la República, el Jefe de la (URSEA) apuntó que estos vendrán sin duda a mejora la calidad de vida, sin embargo se debe de concientizar a los padres de familia para que los apliquen en los estudios de los niños y no los despilfarren.

Al finalizar Rentería Sauceda, hizo un llamado a la sociedad solicitando que en caso de tener conocimiento niño que no acude a la escuela por falta de recursos, denuncie el caso ante el sistema DIF o a la procuraduría de las niñas, niños y adolescentes, para que este pueda continuar sus estudios.