SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 13 de agosto de 2019.- La cita programada se adelantó, el quirófano está listo. Siete horas de intervención marcarán la diferencia entre la vida o el adiós definitivo de quien durante 25 años le arrebató sonrisas a chicos y grandes.

Édgar David Mateo Rodríguez, el payaso Palita, solo necesita uno por ciento de probabilidades para sobrevivir, de ahí está agarrado, lo decretó. “Nos vemos pronto”, dijo recostado en la cama del cuarto número 26 en el hospital donde es atendido poco antes de que unos barberos, le afeitaran la cabeza.

Sin perder el buen humor que lo caracteriza, pero en ocasiones quebrándose, Palita le pidió a los potosinos le regalen una oración para poder superar la malformación arteriovenosa que desde hace algunos años lo aqueja. Ese fue el diagnóstico final después de una serie de estudios dolorosos que los médicos practicaron.

La balanza se inclina por el desenlace fatal, 60 por ciento de probabilidades de no superar la batalla, según le explican los médicos. Pero nada lo detiene, el cariño de su familia, amigos, colegas y todos los que a diario le demuestran su amor, lo mantienen en pie de lucha.

Édgar David, mejor conocido en el mundo del arte urbano como Palita, explicó que si vence la enfermedad perderá temporalmente el habla, al menos seis meses; eso tampoco lo afecta, pues ya piensa en regresar a las calles, ahora como mimo.

“A lo mejor ya no salgo, puede ser la última vez que estemos viéndonos, pero ánimo, yo estoy agarrado de Dios, y si la voluntad de Dios es esa, hay que aceptarla y si salgo, pues a seguir haciendo lo que me gusta hacer, ver reír a la gente, y a portarse bien”.

Con su espíritu altruista y su fe, esa fe que para él mueve montañas, Palita prometió a su público luchar hasta el último suspiro para regresar a las plazas potosinas, contar sus chistes y regalar alegría.

Sin la enorme nariz roja, ni las largas pestañas que adornan sus ojos antes de cada show, esta vez se despojó del personaje que lo acompaña desde hace más de dos décadas, abrió su corazón a Quadratín San Luis Potosí, y mientras su cabellera caía al suelo y el suero goteaba sobre sus venas, le pedía a Dios una oportunidad más de vivir.

“Pórtense bien, abrásense, quiéranse, porque no saben si mañana regresan o no, yo tengo la oportunidad, por eso estoy agradecido con todo, porque Dios me está dando esta oportunidad, de hincarme, arrepentirme y pedir perdón”.

Colegas y amigos de Palita preparan un evento para recaudar fondos y apoyarlo, que se llevará a cabo el próximo 22 de agosto de 4 de la tarde a 10 de la noche,  a un costado de la Alameda Central frente a la iglesia San José. El programa incluye show con payasos y música.

Lee también «Payaso Palita, el miedo a morir que se esfuma entre carcajadas»

Así se dió a conocer la historia que tocó el corazón de millones