SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 15 de febrero 2020.- La reciedumbre no la pierden, pero en este sexenio es diferente: su enfoque no es el combate frontal contra la delincuencia, pese a que están preparados para combatir contra un enemigo a muerte, sino privilegiar el respeto a los derechos humanos, fomentar la confianza en la población, la denuncia ciudadana y ejercer la disciplina.

Los militares de la Guardia Nacional adscritos al 40 Batallón de San Luis Potosí saben que la autoridad debe ser la primera en respetar las reglas, o se pasaría del lado de quienes las quebrantan.

“Nosotros no vamos a irrumpir en un domicilio sin tener una orden judicial de por medio, no violaremos los derechos humanos y estaremos siempre coordinados con las demás autoridades, porque de otra forma esta tarea se volvería un caos y se incrementaría la mala percepción de la gente”, dice el coronel responsable Rolando Solano Maldonado en esta entrevista con Quadratín SLP.

NO, A ‘DAÑOS COLATERALES’

-¿La delincuencia ha rebasado a las autoridades?

“El Estado tiene las suficientes herramientas para poder atender situaciones como en Culiacán, pero la orden es no hacerlo a costa de vidas. No vamos a arriesgar a la gente por arrestar a un delincuente, o a tener daños colaterales. Ya habrá la estrategia, la orden de la autoridad para que en su momento (cualquier incriminado) cumpla su deuda con la sociedad”.

-¿Sienten miedo?

“Una persona que no tenga miedo sea autoridad o civil, si no tiene miedo no siente. El miedo nos ha llevado a capacitarnos, a tomar previsiones”.

-Pero, ¿y la percepción?

“Se da cuando ocurre un evento fuera de lo rutinario y la gente percibe que el estado es inseguro o que aumenta la actividad delincuencial, pero no es así. San Luis es de los estados más seguros en relación a otros como Guanajuato, Tamaulipas o Veracruz, que son colindantes.

“Un aspecto que marca mucho, además de la percepción, es la confianza que tiene la población hacia las corporaciones de seguridad, que según algunas encuestas y estudios es nula. La gente no confía en sus policías, caso diferente al del Ejército, donde hay un respeto evidente, lo mismo que de nosotros hacia la sociedad”.

Para el mando Rolando Solano una forma de combatir la delincuencia y al mismo tiempo generar confianza en las corporaciones policiacas es la participación de la ciudadanía.

PROXIMIDAD SOCIAL

Una de las corporaciones de reciente creación es la Guardia Nacional, misma que integró a la Policía Federal a sus filas, transición que ha sido paulatina, pero que la ciudadanía no ha terminado por aceptar del todo.

“Desde su creación la proximidad social es una tarea que ha llevado a cabo muy bien. Entre más se vaya fortaleciendo en su adiestramiento, capacidad, armamento y equipo, va a tener mejores resultados, pero como todo proceso requiere un poco de tiempo y aun así, a pesar que tiene un año, ya tiene resultados”.

-¿Cómo puede participar el ciudadano?

“Denunciando lo que pasa en las colonias y las poblaciones, que así nos ayude”.

-El problema es que los delincuentes salen rápido de las cárceles…

“Nosotros lo que debemos hacer es poner a disposición de las autoridades a quien está cometiendo un delito y será el poder Judicial en sus tiempos, formas y marco jurídico, el que aplique el nuevo sistema penal, pero a nosotros no nos afecta”.

-También hay abusos de autoridad.

“Nosotros no tenemos ninguna queja en Derechos Humanos en el estado porque los respetamos, eso es lo que nos va a llevar precisamente a ese acercamiento con la sociedad; si nosotros abusamos se va alejar y no queremos eso”.

-¿Cómo se preparan?

“El curso en derechos humanos es permanente y también estamos convencidos de respetar la ley, porque si no, estaríamos haciendo exactamente lo que hacen los delincuentes: ellos no respetan la ley”.

-Y en cuanto a las estrategias, ¿hay necesidad urgente de cambiarlas?

“Antes de cambiarlas, hay que analizarlas, si funcionaron o no, hasta dónde funcionaron, si es necesario reorientarlas. Esa evaluación debe ser objetiva, cuantitativa y cualitativamente, no nada más por encuestas u ocurrencias, para que funcione”.

EDUCACIÓN Y MORAL

El coronel Rolando Solano consideró que a los delincuentes, al menos en su mayoría, les hace falta una “preparación moral” desde sus primeros años de vida.

“Porque como diría el Presidente de la República (Andrés Manuel López Obrador), hay ladrones de cuello blanco que nunca tuvieron necesidad de robar. Se requiere una fortaleza moral que también tienen que trabajar las instituciones. Leí un artículo que menciona que dos factores detonan la delincuencia; uno, la educación en el seno familiar y otro, la pobreza, porque muchos creen que si así nacieron, así van a morir.

“La pobreza se tiene que combatir desde dos ámbitos: con mucha educación y con el trabajo; esas dos aristas le pegan mucho a la delincuencia”.

-¿Algún día se terminará la delincuencia?

“Es un proceso largo, sí se puede terminar pero estableciendo estrategias sistémicas, no aisladas, con la participación de todos, para fortalecer a la familia, la sociedad, la parte moral y cívica que se ha dejado de lado.

“San Luis Potosí es uno de los estados más participativos en la simbiosis sociedad-instituciones o sociedad-Ejército. Es lo que yo he visto en los seis meses que tengo aquí y eso es muy bueno. Tan es así que el estado sigue creciendo y hay fuentes de empleo”.

MÁS DISCIPLINA

-¿Su opinión de las corporaciones civiles?

“Nosotros no evaluamos, nos coordinamos y trabajamos con cualquiera de las instituciones. Ya habrá algún organismo externo de su propia institución para que evalúe su trabajo. Hasta ahora creo que el ambiente de seguridad en el estado es bueno y eso quiere decir que están trabajando; no quiere decir que sea perfecto, nada puede ser así, pero la perfección se alcanza cada vez más con capacitación, adiestramiento y respeto a la ley”.

-¿Qué falta para que la ciudadanía confíe en ellos?

“Más capacitación, porque un elemento desde que ingresa al Ejército hasta que se retira, se está capacitando todos los días, además de exámenes de control y confianza más constantes, buenos sueldos para que no tengan necesidad de estar delinquiendo y la propia participación de la sociedad.

“En pocas palabras falta disciplina, algo bastante interesante porque no es otra cosa que acatar las reglas sociales, familiares, jurídicas; todo tipo de reglas. Si el ciudadano las respeta, estaríamos evolucionando a una sociedad mejor. Nos falta trabajar en forma general para fortalecer a la familia, el trabajo, la escuela, hay que hacerlo desde el ámbito de sus responsabilidades”.

LA PF BIENVENIDA

En cuanto a las divisiones que tenía la Policía Federal, el titular del 40 Batallón de Infantería, Rolando Solano Maldonado dijo que las siete fueron integradas a la Guardia Nacional.

“Eso es muy bueno porque fortalecen las capacidades de la Guardia Nacional, ya que tienen experiencia, adiestramiento y capacitación. Hasta ahorita no he visto ningún problema, si servimos correctamente no requerimos estar peleando, más allá de si traemos un uniforme u otro, respetamos el marco de la ley y nos integramos”, dijo.