SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 12 de diciembre de 2018.- El presidente del Poder Judicial del Estado y del Consejo de la Judicatura, Juan Paulo Almazán Cue, no sólo reiteró su negativa a conceder una entrevista respecto al desalojo de un abogado discapacitado que protestaba en su contra, sino que envió a un funcionario para expulsar de la Ciudad Judicial a la reportera de Quadratín San Luis Potosí, bajo el argumento de que esta no podía permanecer en el estacionamiento.

José Antonio Vázquez, quien se identificó como Secretario Ejecutivo de Vigilancia y Disciplina, fue el emisario y autor del desalojo de la representante de la Agencia de Noticias Quadratín.

Por segundo día consecutivo se intentó entrevistar al titular del Poder Judicial, pero éste fue claro en su mensaje –a través de la titular de comunicación social, Leticia Aguilar Barrios- para remarcar su postura: “Del tema que tú traes, no va a dar en entrevista”, anunció contundente la vocera.

También se le solicitó una entrevista con el magistrado presidente acerca de su postura sobre la confrontación del Poder Judicial de la Federación y el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, por el tema de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, a lo que Leticia Aguilera acotó que ya había brindado declaraciones al respecto durante las últimas semanas.

Para intentar abordar a Almazán Cue -fuera de su despacho- la reportera se trasladó a un área adyacente al estacionamiento. Transcurridas un par de horas, se observaba el paso de comerciantes, lavadores de autos que enjuagaban lujosas camionetas y personas ajenas al personal del Poder Judicial.

Poco antes del horario de salida –tres de la tarde- el abogado José Antonio Vázquez se aproximó para indicar que no estaba permitido que las personas pasaran ni permanecieran en el estacionamiento, pues era un espacio privado y culpó a los policías que laboran para el Poder Judicial del Estado de que no habían hecho bien su trabajo, al permitir la presencia de la periodista en esa área.

Sin embargo, las puertas de acceso no están cerradas ni existe un señalamiento que indique la restricción del paso y los agentes de vigilancia -además de otros funcionarios del poder judicial- se percataron todo el tiempo de la presencia de Quadratín San Luis, sin hacer el menor reparo.

Antes de mostrarle la acreditación de prensa, refirió que ya sabía dónde laboraba. A pregunta expresa de bajo qué fundamento jurídico debía retirarse la reportera, el funcionario espetó: “Es un área restringida y no puede esperar aquí”.

Acto seguido, la escoltó a la salida para asegurarse de que no pudiera interrogar al presidente del Poder Judicial del Estado, quien saldría minutos después por la parte trasera del edificio, a bordo de su unidad.