Falta un mes para el día de las votaciones y la doctora Mónica Rangel no logra colocarse a la cabeza de las preferencias electores.

La candidata de Morena se ha estancado en el tercer lugar y por más
esfuerzos que hace su equipo no logran sacarla del bache. Así lo confirman las encuestas que miden la intención del voto.

Los autores intelectuales de su candidatura empiezan a reconocer que se
equivocaron. Haber impuesto a la ex priista debilitó a Morena.
Al presidente de la república le vendieron la idea de que la doctora podría ganar fácilmente usando las siglas de Morena.

López Obrador les creyó a pesar de que esto iba a provocar descrédito a
Morena y un doloroso agravio a sus militantes.
El presidente no quiere perder ni una sola de las 15 gubernaturas que estarán en juego el próximo 6 de junio, pero el estancamiento de Mónica Rangel lo tiene preocupado porque sus asesores le reportan que en todas las encuestas la doctora se ha desfondado.

El optimismo que inundaba a los promotores de Mónica hace dos meses se ha esfumado. Y frente a este escenario ruinoso no se dan por vencidos y en un lance temerario evalúan sustituir a la fallida candidata.

En reuniones secretas y sin que la doctora Rangel se entere han empezado a proponer nombres de posibles sustitutos que encabecen un último y desesperado intento para retomar la senda del triunfo.

Los mandos nacionales de Morena están convencidos de que hay condiciones para sustituir a Mónica por un candidato varón.

Esto luego de que en el estado de Guerrero el partido oficial (Morena) se viera forzado a sustituir a Félix Salgado Macedonio como candidato a la gubernatura debido a que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó que el “toro sin cerca” no podía ser candidato
por no haber presentado en tiempo y forma su informe de gastos de precampaña.

Ante este revés los dirigentes nacionales de Morena decidieron postular a la hija de Salgado Macedonio, una joven de nombre Evelyn. Todo un montaje que resucita los casos de las “juanitas”. Esto es un ejemplo de hasta dónde está dispuesto a llegar el presidente de la república y su partido con tal de no perder ninguna gubernatura.

Así que no debe extrañarnos que ya cumplida la cuota de mujeres candidatas a las gubernaturas por parte de Morena con la postulación de Evelyn Salgado, se haya abierto la posibilidad de que Mónica Rangel se “enferme” para abrirle paso a un candidato sustituto.

Los nombres que más suenan son los de Juan Ramiro Robledo y el de Xavier Nava. Pero ustedes se preguntarán

¿Cómo es posible esto si actualmente Xavier Nava es candidato al Ayuntamiento de la capital?

Pues muy sencillo, es altamente probable que la próxima semana la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le retire de manera definitiva la candidatura a Xavier Nava por
violaciones a la Constitución.

Entonces se abriría el cielo para el nieto del doctor Salvador Nava
Martínez porque podría ser un prospecto para sustituir a Mónica Rangel. Sabemos de fuentes muy cercanas a los altos mando de Morena que los dirigentes prefieren a Juan Ramiro Robledo pero la decisión no ha sido tomada.

Sin embargo cada día toma más fuerza la versión de que se prepara
una jugada magistral. Se cuenta que incluso la renuncia de Primo Dothé obedeció entre otras cosas a que Mario Delgado lo mando por un tubo cuando solicitó ser el candidato sustituto.

“Haiga sido como haiga sido” lo que es una posibilidad es que en los próximos días Mónica Rangel se vea obligada a abandonar el barco.

Así de laberíntica es la política en México. Por algo nuestro país es considerado el reino del surrealismo.