La Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC), ha venido funcionando desde febrero de 2010  sin la presencia de Estados Unidos y Canadá. Originalmente la integraban 33 estados, pero el gobierno derechista de Jair Bolsonaro decidió sacar  su país en 2020. La intención de México que la presidirá hasta enero del 2022, y otro países, de convertir a la Celac en el organismo que rija a parte de los estados  del continente y sustituya a una desprestigiada OEA, es informar a Estados Unidos y Canadá miembros ambos de esta última. La otra opción que se plantea es reformar a fondo a la OEA, cosa que se ve difícil por todos los intereses que arrastra. Hay que recordar, además, que la OEA con gran control estadounidense a través de su vasallo Luis Almagro, tiene su sede en ese país, en el Distrito de Columbia. Los haberes negativos ya se han enunciado a montones en medios informativos y los hemos padecido. Daré solo ejemplos. En el predominio de la OEA, ha habido golpes de estado, dictaduras militares, enfrentamientos entre países, problemas de límites, agresiones de Estados Unidos como el bloqueo a Cuba y las que propició con la Contra en Nicaragua, e invasiones de ese país del norte, como lo hizo en  Granada en los años ochenta. En todo ese tiempo aumentó la pobreza y el desamparo, puestos en escena ahora con motivo de la pandemia.

LA OEA, EL ORGANISMO INTERNACIONAL DE AMÉRICA, CAYÓ EN DESCRÉDITO 

Creada en 1948 a la vera de la Declaración de los Derechos Humanos de  ese mismo año, la OEA tenía el propósito original de velar por la seguridad, la democracia, los derechos humanos y el desarrollo, de los países a los que daba cobijo, pero a lo largo de las décadas y cercanía  de sus dirigentes a Estados Unidos, fue tomando partido político e ideológico y se lanzó contra países que no pensaban como su mandante. Un caso fue el de Cuba expulsado y  más reciente con Venezuela cuyo golpismo ha presionado igual que el nombramiento administrativo de un presidente en la persona de Juan Guaidó. Las decisiones de Estados Unidos contra ese país, como  el control de sus recursos económicos, están avaladas por la OEA y  Luis Almagro. A éste lo desconoció públicamente por escrito su coterráneo, el ex presidente uruguayo José Mújica, que lo tuvo en su gabinete. En Bolivia, la OEA también intervino, a cuyo  ex presidente Evo Morales acusó de haber hecho un fraude electoral, que nunca se demostró y que fue la causa del golpe de estado que encabezó  la ahora presa Jeanine Áñez. Integrada por 35 países, 18 de los cuales son de habla hispana y los demás con idiomas inglés, francés y en casos combinados con idiomas internos, la presencia de muchos de ellos, sobre todo los del Caribe, es mínima y pocas veces salen al público. 

 CELAC, OPCIÓN PARA RECUPERAR PRESENCIA DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

La Celac se reunirá el 18 de septiembre para definir sus planes. Ese organismo se formó el 23 de febrero de 2010, en Playa del Carmen, cuando ya el descrédito de la OEA había rebasado la paciencia de muchos de sus miembros. Actualmente tiene 

32 y ha actuado en asuntos que preocupan al continente con una postura crítica hacia la OEA. Su integración en miembros es similar dado que son casi todos los de la OEA y 18 son de habla hispana, 12 de habla inglesa, uno francés y otro neerlandés. Acompañados de idiomas particulares, indígenas, como es el caso de México que tiene varios, uno preponderante, el náhuatl. Algunos países quedan fuera porque dependen del Reino Unido y Groenlandia y la Guyana francesa son independientes. En estos once años, la Celac ha tenido varias cumbres y presidencias y la actual la conduce México desde el 2020 para concluir en enero del 2022, como ya se mencionó. El Secretario de Relaciones Exteriores   Marcelo Ebrard ha señalado que se informará de la decisión en torno a la Celac, a Estados Unidos y Canadá, el año próximo. Se hará como un trámite necesario por su pertenencia a la OEA. Las propuestas de esa Comunidad giran en torno de lo fundamental en este momento para América Latina y el Caribe, su independencia de los imperios, el reto de una verdadera democracia, derechos humanos plenos, desarrollo  y equidad. Esta equidad deberá analizarse en el caso de los muchos países pequeños, algunos de las Antillas, que permanecen mudos y no tienen voz en la palestra. Dado que en la configuración están países que colaboración  con Almagro y en caso de que se consolide la existencia comunitaria, tendrá que haber una nueva formalidad y ética en un cambio que hasta ahora se antoja promisorio. De posturas recientes se han  dado a conocer en documentos (enero 2017) la exigencia de eliminar el bloqueo  a Cuba y el regreso de la sede naval de Guantanamo y más cercano en el pasado 25 de julio, impulsar una agenda de desarrollo e integración de América Latina y el Caribe. La Celac en esa fecha creó especialmente para México, una biblioteca digital en apoyo al proceso educativo.

[email protected]