Ricardo Gallardo Cardona no busca quién se la hizo sino quien se la pague y arremetió contra su rival favorito, Xavier Nava Palacios, tras darse cuenta que fue entrevistado para la transmisión de una nota, en el horario estelar de Televisa.

El pretexto, perdón, la noticia se gestó luego que Gallardo fue excluido junto con su partido el Verde, de la coalición con Morena, donde tenía cifradas sus esperanzas de ser gobernador, ya que la suma de fuerzas y votos, le hubiera permitido contender en paridad con el bloque conformado -hasta el momento- por PAN, PRI, PRD y Conciencia Popular.

Cierto, fue una exageración del Pollo afirmar que Televisa le cobró 10 millones de pesos al alcalde con licencia de la capital, pero sí refleja que Nava tiene los recursos y conectes necesarios para llegar a esos espacios nacionales, lo que pone en desventaja a sus rivales en la elección interna: Octavio Pedroza Gaitán, Sonia Mendoza Díaz y Marco Antonio Gama Basarte.

Además, algunos medios nacionales también le dieron vuelo a los resultados de la casa encuestadora Massive Caller, que puso a Nava en los cuernos de la luna como seguro candidato del PAN. ¿Albazo? ¿Madruguete? Pues todo eso y lo que parece.

Pero sobre todo habría que preguntarse si el Ceepac está tomando nota de esta exhibición de recursos en la precampaña, incluidos de los de Gallardo, que tiene meses con eventos diarios y compra del voto con regalos como despensas.

¿Quién pompó?

Vaya revuelo causó el ex superdelegado de Bienestar, Gabino Morales Mendoza, tras responder de una forma poco convencional a un comentario en su contra en la red social de Twitter.

«Bájale el cierre» es una expresión que se utiliza en la jerga callejera, con un significado de todos conocido y fue la que usó para denostar a su crítico Oswaldo Ríos.

Eso es lo anecdótico porque el fondo del asunto es que Morales no quiere que el magistrado con licencia, Juan Ramiro Robledo Ruiz, pueda ser el candidato de su partido, Morena, a Gobernador de San Luis Potosí. Ríos hizo alusión a que Robledo es mejor que Morales en trayectoria pública, y esto le molestó.

Más allá de las comparaciones, el superdelegado demuestra que no es imparcial en la contienda interna de su instituto político, porque sin importar sus preferencias por alguno de los demás competidores -lo cual es válido-, se pronuncia en contra de uno solo.

O será que leyó las noticias nacionales de días pasados, en las que se mencionó que el Consejo Nacional de Morena se inclina por Robledo y por eso Gabino se puso nervioso.

En qué pensaba.

Otro que parecía apuntarse para competir en la contienda electoral buscando la gubernatura del estado fue Fernando Chávez Méndez, actual titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), quien dijo que sería «un honor» competir en las internas de su partido el PRI… aunque a los pocos segundos tiró la toalla.

Lo pensó mejor y dijo que siempre no, porque las cosas están muy complicadas en los rubros de la seguridad, salud, presupuesto, etc.

Y no le falta razón, ya que ni siquiera ha podido lograr que en el transporte público que le toca regular, el 100 por ciento de los usuarios utilice cubrebocas para evitar contraer el Covid 19, un verdadero reto.

Chávez, ya en un tono más serio, se dio el tiempo de desear suerte a quien sea el elegido por el pueblo en 2021, ya que tendrá un panorama muy complejo.

Fintó.