Con la inminente renuncia de Gabino Morales Mendoza, quedó muy claro que el cargo de superdelegado en la Secretaría de Bienestar, fue utilizado como un trampolín político para el 2021.

No solamente es su caso, sino que lo mismo ocurrió en prácticamente todo el país, donde un alto porcentaje de quienes ocupan este cargo, apostaron por la política y no por el bienestar, que es el espíritu de la dependencia federal que maneja los programas sociales del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En San Luis, tres pilares están fuera: Leonel Serrato Sánchez, quien se hacía cargo de la zona metropolitana; Kevin Angelo Aguilar Piña (zona media) y el propio Morales, a cargo de la coordinación estatal.

Gabino, iría por la silla grande. La edad dejó ser impedimento para ser Gobernador, al derogarse el 27 agosto el requisito constitucional de 30 años como mínimo, para este cargo; de 35 para magistrado, de 28 para juez y de 25 para juez menor. Hoy, de todas formas, tiene 32.

¿O será la finta para ir, finalmente, por la Alcaldía de San Luis Potosí?

Apuntado.

Quién se llevó las palmas y fue tendencia en Twitter, se llama Esteban Moctezuma Barragán, el mismo que por muchos meses encabezó las encuestas para ser mandatario de San Luis Potosí.

Hoy, por cierto, luego de decir que no iba, ya casi no aparece en estos sondeos y en Morena, los demás gallos se soltaron y afilan los espolones.

El caso es que Moctezuma compareció ayer ante el Senado y, aunque se pensaba que le iba a ir como en feria, voluntaria o involuntariamente, el morenista Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de ese órgano legislativo, le dio un pase a la red: «Si gusta, puede quitarse el cubrebocas». Y Moctezuma tiró directo a gol: «Es que vamos a pedir en las escuelas uso obligatorio del cubrebocas, entonces estoy poniendo el ejemplo».

Y ya nadie le recriminó el megacontrato para su exjefe Ricardo Salinas Pliego (quien ayer anunció que tiene Covid 19), de los cargos que dio a sus conocidos de TV Azteca, las fallas de la educación a distancia y si finalmente, viene o no, a competir en 2021.

Presumió.

El que ayer se despidió del Senado, vía solicitud de licencia, fue el panista Marco Antonio Gama Basarte, quien a partir de hoy estará en plena de libertad de buscar ser el candidato de este partido a gobernador potosino.

El ahora senador con licencia cerró con broche de oro su participación pública en la Cámara alta, durante la reciente comparecencia del rockstar de la 4T, Hugo López-Gatell Ramírez, a quien criticó con todo; en tanto que ayer recibió parabienes de su coordinador Mauricio Kuri, y sus compañeros Josefina Vázquez Mota, Gloria Núñez, Gustavo Madero y Damián Zepeda, además de legisladores de otros partidos.

Gama era integrante de la Comisión de Comunicaciones y Transportes, y de Relaciones Exteriores en América Latina y el Caribe.

Ahora que, la empresa luce nada fácil, dado que en este momento hay siete tiradores en el panismo potosino y resta saber si finalmente se concreta alguna alianza electoral con otro partido que podría relegarlo.

En todo caso, el hueso, perdón, la curul está asegurada si no consigue su propósito, ya que dura un sexenio.

Dio el paso.