La inauguración del complejo C5i2, frente a la Fenapo, dejó ver, además de cierta desorganización, algunos lapsus.

El principal, del poderoso secretario federal de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, quien todavía habló en presente del Estado Mayor Presidencial… cuando ya no existe por órdenes de su jefe, el todavía más poderoso Andrés Manuel López Obrador.

Por otro lado, extraña que el mando militar Luis Cresencio Sandoval González y el titular de la Marina, José Rafael Ojeda Durán, le hayan dado la espalda a la Bandera de México, ya que alguien tuvo la brillante idea de poner un paso adelante el presídium.

Y el que llamó la atención por usar traje, fue nada menos y nada más que el alicaído delegado de Programas Integrales de Desarrollo, Gabino Morales Mendoza.

Para acabar pronto, hubo de todo, pero lo más importante es que la inversión de 353 millones de pesos del erario sean útiles y den prontos resultados, porque a pesar de los pesares -y de lo que afirme Durazo-, San Luis no es el estado más tranquilo del país.


El Mijis no se cansa de hacerse la “vístima” y ahora afirmó haber sido objeto de otro ataque el pasado fin de semana, cuando su camioneta fue lapidada por una horda de desconocidos que al mismo tiempo le gritaban “¡maricón!”.

Su versión es que recibió una pedrada en el ojo y, para dejarlo en claro -o lucirse- fue a la sesión de este jueves con el ojo parchado a lo Catalina Creel.

Lo malo para Pedro Carrizales Becerra es que nadie le creyó, porque de las anteriores agresiones que dijo haber sufrido, no hay seguimiento, detenidos ni nada que soporte sus acusaciones.

O a lo mejor la Fiscalía de don Federico Garza Herrera ya les dio el clásico carpetazo.


El que sí se quedó con el ojo cuadrado fue el gobernador Juan Manuel Carreras López cuando supo que su archirrival político, el alcalde de Valles Adrián Esper Cárdenas, mandó quitar el mural Alegoría de Sanctorum de Pilar Vidales.

Esper, muy a su estilo, dijo que tal obra estaba muy fea y ahora destinará esa pared externa de su oficina en el Palacio Municipal, a los artistas locales.

Y es que resulta que Carreras fue quien la inauguró, con bombo y platillo, cuando se la pasaba más en Valles que en su propia casa, invitado por el anterior alcalde, del PRI como él, Jorge Terán Juárez.

El caso es que Carreras y Esper ya están como diría Leo Dan:

Esa pared
Que no me deja verte
Debe caer por obras del amor
Esa pared
Que nos separa siempre
Debe caer
Debemos platicar