El mundo es cada vez más urbano. Las mayoría de las estadísticas indican que los índices de bienestar son mejores en las ciudades que en el campo: existen más oportunidades de trabajo, mejores índices de salud y educación. Asimismo, muchas políticas públicas y asignación de recursos, se han otorgado a las zonas urbanas prestando poca atención a las áreas rurales.

Sin embargo, un reciente estudio realizado por los arquitectos Rem Koolhaas y Samir Bantal, demuestra que el campo podría ser una respuesta al futuro del planeta. La investigación “Countryside: the future”, presentada en el Museo Guggenheim de Nueva York es una exposición que aborda cuestiones ecológicas, políticas y socioeconómicas urgentes en el mundo. Esta exhibición muestra los cambios radicales en las áreas rurales y remotas como la redensificación de pequeñas aldeas en Italia y Alemania gracias a los inmigrantes africanos y los casos de éxito en Nigeria donde la tecnología esta ayudando a conectar a las personas a través de acciones bancarias desde sus teléfonos.

La investigación dirigida por Koolhaas y Bantal se realizó en conjunto con estudiantes de Harvard, la Academia Central de Bellas Artes de Beijing; la Universidad de Wageningen en Holanda; y la Universidad de Nairobi en Kenia.

Las áreas rurales ocupan el 98% de la superficie del planeta y esta investigación narra diversos casos de éxito que se suscitan alrededor del mundo demostrando nuevas posibilidades de regeneración ambiental social y económica. Samir Bantal, coordinador de la exhibición mencionó: “Esta es una colección de ideas nuevas y viejas destinadas a redescubrir la dinámica del campo. Un lugar que muchos de nosotros consideramos estable y lento está demostrando ser increíblemente ágil y flexible, incluso más que cualquier metrópoli moderna».

Esta investigación presentada en el Guggenheim también se editó en un libro de bolsillo que analiza y profundiza casos que van desde Fukushima hasta Holanda y desde Rusia hasta África. “Countryside: The future” es un mensaje contundente que demuestra que las zonas rurales tienen un enorme potencial para la supervivencia humana.

Arq. Rodrigo Pantoja, profesor de la Escuela de Arquitectura Arte y Diseño del Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro. [email protected]