Casos escandalosos que se han dado en las últimas semanas,  como la intromisión  directa de medios estadounidenses y europeos en la vida interna del país, de organismos de defensa periodística en el caso de la señora Carmen Aristegui y en contra de la directora de Notimex Sanjuana Martínez, no son los únicos que a partir de un oficio o defensa de derechos humanos, se meten en nuestra vida interna.

La información la obtienen  de opositores o de algunos periodistas que tienen  colaboraciones en  medios extranjeros. En forma permanente, transnacionales de los derechos humanos que tienen empleados en  México,  esculcan  los problemas internos de los gobiernos aquí y en muchas partes del mundo y da la casualidad que muchas de sus críticas se lanzan contra gobiernos democráticos y socialistas. Sectores   de la UE y estadounidenses, son los que han creado organizaciones periodísticas que transitan como Pedro por su casa en países ajenos, agarrados de su estatus de defensores.

Desde tiempo atrás está aquí  Reporteros sin  fronteras, en un país en el que desde décadas se han cometido multitud de casos de periodistas asesinados y agraviados, sin que la presencia de esas organizaciones influya como no sea para desacreditar a un país. Así lo han hecho con Cuba. Interviene aquí Artículo 19 de Londres  desde hace  mucho tiempo y también aparece  el organismo de Defensa de Periodistas de Nueva York, entre otros.

La falta de una organización fuerte y responsable de trabajadores de la prensa y el control que tienen de los medios los grupos empresariales, ha dado al traste con una verdadera defensa interna de esos trabajadores. Son los externos los que intervienen y dan lecciones con una posición muy ad hoc. Como en el caso actual de la señora Aristegui, para profundizar más en un conflicto cuyo verdadero destinatario es AMLO. ¿Quién los llamó para  intervenir? ¿Que saben realmente los estirados periodistas  londinenses, por ejemplo, de la vida interna del sindicato de la agencia oficial,  denunciado no solo ahora, sino desde hace años, por diferentes fuentes?

CUBA CONTRA REPORTEROS SIN FRONTERAS Y COREA DEL NORTE CONTRA AMNISTÍA

En  Cuba fue despedida en 2007  la organización  francesa creada en 1985, Reporteros sin  fronteras, por las continuas intervenciones  en la vida interna y ésta, en venganza, ha situado a Cuba país en donde no hay periodistas asesinados, en  el número 171 de su clasificación  mundial y  recientemente   le ha  añadido 12 puntos más. Algo fuera de lógica en la que el enfrentamiento político e ideológico es evidente. Lo  mismo hace Amnistía Internacional en Corea del Norte a cuyo gobierno califica de antidemocrático. Pero este dice que el mencionado organismo jamás ha estado en ese país y que por lo tanto no conoce que pasa en su interior. Artículo 19 de Londres que ahora ha intervenido en  el caso de la señora Aristegui y que la generado muchas críticas y una campaña en contra de la locutora,  tiene  su sede en Londres, pero con  oficinas  en muchos países. Fue creado por uno de esos empresarios filántropos que tienen mucho dinero y quieren  sanar su conciecia, Roderik Mac Arthur. Actualmente se nutre de fundaciones gringas como la Gates y la Ford.

CASO GREENPEACE. CON FUNCIONES VITALES, SE METE A LOS PRESUPUESTOS

Nadie puede estar en contra de que se defienda la libertad de expresión,  la democracia o el medio  ambiente. El problema es lo que está atrás y aquí en México se ha visto el caso de algunas  organizaciones  no gubernamentales que utilizaban  temas positivos, de ayuda, para medrar con el presupuesto público.  Greenpeace la famosa transnacional defensora del medio ambiente, ha logrado que en algunos países como España, se le considere asociación de utilidad pública.

Eso permite que sus socios puedan  desgravar en el presupuesto interno el impuesto sobre lo que le dan al organismo. O sea que el presupuesto nacional, le sirve a las transnacionales y de hecho al poner a su erario a su disposición, los países les está pagando el servicio que hacen y que se supone que es gratuito. A la par que  intervienen en el país. Greenpeace ha recalcado que no recibe dinero de gobiernos,  ni de empresas privadas y que sus ingresos son  de los 125 mil socios que apoyan en el mundo. Pero con el sostén de la desgravación a esos socios, de hecho está recibiendo ingreso de los países en donde se toma esa medida.

El año anterior  ese organismo estuvo presionando en  la cámara de diputados para que una ley fuera aprobada de acuerdo a su criterio. Organismo que está  al lado de la energía renovable, apoya a las transnacionales que traen la nueva inversión de esa energía. En su libro La CIA sin máscara (Editorial Progreso, Moscú, 1983), el periodista soviético Fiódor Serguéev, ya menciona las  muchas formas como Estados Unidos y otros países capitalistas poderosos, intervienen en los países pobres o que no piensan  como ellos, para  desestabilizar. Las diferentes opciones que tienen los organismos mencionados arriba, si bien  pueden  ofrecer el rostro amable del apoyo y la solidaridad, encubre el propósito claro de una intervención que agrede la autodeterminación y la soberanía de los países. Así se digan  periodistas o defensores del medio ambiente.