La incertidumbre provoca angustia, dudas, desvelos. Es incomodo vivir sin saber qué nos depara el destino. Esto quizás porque “es en el futuro donde pasaremos el resto de nuestras vidas”. Por eso buscamos estar al tanto de lo qué puede pasar.

Para aplacar la zozobra algunos recurren a las predicciones de los horóscopos o consultan a los Arcanos del Tarot, otros más piden el consejo de un vidente.

En el mundo de la política ocurre algo parecido. La mayoría de “los grillos” practican el juego del Tapado, deporte nacional que consiste en intentar adivinar quiénes pueden llegar a los cargos de elección popular.

Hay muchos que lo practican en forma rupestre, son falsos profetas. Pero hay otros que utilizan metodologías creadas por la Ciencia Política. Investigan, documentan, analizan, construyen escenarios y luego hace prospectiva (predicciones). Otros más acuden a las encuestas para obtener evidencia acerca de los actores políticos que pueden llegar a obtener algún cargo.

En San Luis Potosí faltan todavía dos largos años para que haya elecciones pero el juego del Tapado ya se hizo presente. Periodistas, académicos, analistas y políticos han empezado a teorizar acerca de quiénes pueden ser candidatos a los diversos cargos de elección popular que estarán en disputa en el 2021.

De forma destacada se observa un marcado interés en vaticinar quienes pueden llegar a ser candidatos a la gubernatura. Y aunque el reloj de las definiciones no ha marcado aun la hora de la verdad ya hay mucha especulación.

El que aspira, suspira

A pesar del poco valor predictivo que puede tener en estos momentos incluir o descalificar a los potenciales  aspirantes a gobernador vamos a señalar a los que ya se han instalado en las agitadas corrientes de especulación y trascendidos.

En Morena, partido que es percibido como el más fuerte y enemigo a vencer en 2021 se señala a Gabino Morales Mendoza como el más adelantado de los aspirantes por su cercanía con el presidente Andrés Manuel López Obrador y por el control que tiene de  los presupuestos y programas asistenciales que le permiten ir construyendo bases de apoyo que pueden convertirse en votos. Como funcionario público aún no ha mostrado un  desempeño sobresaliente que lo acredite como  hombre de Estado. Sin embargo los que apuestan por él confían en el afecto que le dispensa el presidente de la república para afirmar que puede ser candidato a gobernador.

Tenemos también a Esteban Moctezuma Barragán, actualmente secretario de Educación del gobierno federal. Es un político profesional con amplia trayectoria en el sector público y privado. Su desventaja es el insuficiente arraigo que tiene en el estado, obstáculo que no le quita posibilidades.

Luego hay que contar al senador Primo Dothe Mata que se ha dejado seducir por el canto de las sirenas y ha pregonado a los cuatro vientos que él también quiere.

No hay que descartar a Leonel Serrato, abogado y militante histórico del movimiento ciudadano y uno de los herederos del navismo. Es un hombre preparado, firme en sus convicciones y habilidoso para operar políticamente.

Otro que ya abrió sus aspiraciones es el historiador y antropólogo Joaquín Muñoz Mendoza un prestigiado académico e investigador que en 2015 fue candidato a la presidencia municipal por Morena en la ciudad capital. 

El antropólogo ha sido un duro crítico de las desviaciones y errores de los dirigentes locales de Morena. Es un hombre preparado, con prestigio y cuenta a su favor su perfil ciudadano.

En el PAN hay bastantes aspirantes. En su interior habitan distintos grupos que están luchando para conseguir la nominación. Y aunque hay divisiones y agravios es probable que al final no se fracturen. Este partido puede ser unos de los más competitivos en 2021.

Como precandidatos destacan Marco Antonio Gama Basarte, Sonia Mendoza, Octavio Pedroza, Alejandro El Boris Lozano y Xavier Azuara.

Xavier Nava se cocina aparte. Podría ser postulado por Acción Nacional pero además respaldado por otros partidos políticos. Sus estrategas trabajan para que sea el candidato de un Frente Amplio. Sus posibilidades de éxito dependen de que haga un buen papel en el Ayuntamiento de la capital y de que gane la guerra que mantiene con el clan de los Gallardo. De lo contrario quedará fuera.

En el PRI hay también jugadores. Luis Mahbub, Gustavo Puente Orozco, Daniel Pedroza Gaitán, Jesús Ramírez Stabros, Joel Ramírez Díaz, Alejandro Leal Tovías, Fernando Chávez Méndez, Sara Rocha Medina, más un posible candidato externo que en este momento es todo un misterio.

El partido tricolor atraviesa por un momento difícil. Ha perdido fuerza y antes de definir a su candidato a la gubernatura para 2021 deberá gestionar con éxito la elección de sus dirigentes nacionales, llevar a cabo una Asamblea Nacional, conjurar cualquier brote de división y evitar la migración de militantes a Morena.

Tiene a su favor la fortaleza que se alimenta de contar con un gobernador priista que puede convertirse en el organizador de los esfuerzos colectivos priistas para conservar la gubernatura en 2021.

Por el Verde Ecologista hay que anotar a Cándido Ochoa Rojas y a Ricardo Gallardo Cardona que hoy cuentan con la franquicia de partido del tucán, pero que también podrían obtener la postulación por el partido de Morena. En ello están trabajando los polémicos Gallardo.

Finalmente hay un personaje político que podría crecer y postularse como candidato independiente, el actual alcalde de Ciudad Valles, Adrián Esper Cárdenas.