CIUDAD DE MÉXICO, 23 de junio de 2019. —El Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), realizó la primer subasta de inmuebles a abandonados y confiscados a martillo abierto, de los cuales se lograron vender únicamente nueve de los 27 subastados. 

La subasta de la que se tenía la expectativa de recaudar al menos 160 millones de pesos, solo logró alcanzar una cantidad de 56.6 millones.

Dentro de las propiedades que se ofertaban, se encontraban El Rancho Los Tres Garcías, con un precio de salida de 32 millones 91 mil 533 de pesos y el departamento donde fue abatido el narcotráficante Arturo Beltrán Leyva en el 2009, con un costo de tres millones 580 mil pesos.

Lee la nota completa en Quadratín CDMX