RAYÓN, SLP, 19 de abril de 2019.- El Crucero de Rayón despierta un nuevo día recordando sus años gloriosos de pujante comercio y parada obligada en la carretera Rioverde-Ciudad Valles.

Hoy la realidad es otra, desde el 2012 la comunidad más importante del municipio perdió un 80 por ciento del tránsito y siete años después su recuperación es muy lenta, afirma su alcalde, Fernando Subituno Castillo Lambarria.

“Muchos comercios han cerrado y algunos otros siguen en pie, pero batallando un poquito; hemos trabajado con la SCT para darle más visibilidad al crucero de Rayón, pero no es suficiente”, señala el munícipe más joven de San Luis Potosí.

El novel alcalde señala que le apuestan al turismo que prefiere recorrer aún la carretera libre a Valles por su belleza natural, aunque se trata también de una de las más peligrosas del estado.

A casi una década de que el crucero quedó prácticamente aislado del tráfico de vehículos, es común observar automovilistas perdidos que buscan la ruta a Rioverde o Valles; en la administración pasada, se logró que un tramo de la carretera libre tuviera acceso al crucero de Rayón, pero solamente la construcción de un distribuidor podría hacer realidad el sueño de los rayonenses de tener un punto geográfico de referencia para el comercio y parada obligada de los viajeros.