RIOVERDE, SLP., 29 de junio de 2020.- Mientras un grupo de entusiastas habitantes de San Diego en este municipio acumulan tres fines de semana trabajando para mantener en buen estado la superficie de su presa que tiene dos meses completamente seca, su juez auxiliar reprochó que autoridades estatales y federales a través de Conagua y la CEA sean indiferentes a la situación que se vive.

La presa requiere un desazolve y existió poca respuesta gubernamental, la alcaldía de Rioverde envió una máquina para crear un bordo de abrevadero y tener agua para los animales, pero el resto del trabajo lo han hecho solo entre un puñado de habitantes.

El juez auxiliar Arturo Pérez Vega informó que junto a un grupo de hombres, sin el apoyo del comisariado ejidal, que ha sido omiso para encabezar las funciones inherentes a su cargo, iniciaron el retiro de todas las plantas de huizache que comenzaron a crecer debido a la poca humedad que todavía tiene la presa, una planta que sería nociva en caso de que volviera a caer agua.

Hasta el momento las lluvias no han sido suficientes para traer vital líquido desde la sierra a través de los arroyos y eso significó que las precipitaciones de las últimas semanas no tuvieron impacto alguno.

Los trabajos de los voluntarios consisten en retirar las plantas de huizache, una labor que aún les tomará uno o dos fines de semana más, en medio de un sol candente y la indiferencia de otros ejidatarios.

Los voluntarios y la autoridad que representa el juez auxiliar, agradecieron a los propietarios de las tiendas de abarrotes por solidarizarse y ayudarlos con agua y refrescos por lo duro de las faenas.