SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 23 de noviembre 2021.- Al menos 46 personas fallecieron calcinadas en Bulgaria, Europa, luego de que el autobús que los transportaba, se incendió en una autopista y muchos pasajeros quedaron atrapados dentro del vehículo, doce de ellas eran menores de edad.

El primer ministro de este país, Zoran Zaev, viajó inmediatamente a Sofía, para reunirse en el hospital con los siete supervivientes del siniestro, el más grave de la última década en Europa.

El accidente ocurrió alrededor de las 2 am, hora local, en una autopista cerca del municipio de Bosnek, 40 kilómetros al sur de Sofía, dijo el comisario Nikolay Nikolov. Las autoridades aún investigan las causas del accidente en Bulgaria y cabe mencionar que las víctimas no han sido identificadas.

Según los primeros informes, el autobús volcó tras chocar en medio de la oscuridad con una barandilla. Casi todos los pasajeros murieron en las llamas, pero no está aún claro si el vehículo prendió fuego antes o después de volcar.

Rashkov dijo que, entre las diversas hipótesis que se manejan, no se descarta que el conductor se quedara dormido o muriera antes que el resto, por otro lado, Vasko Pirgov, experto del Ayuntamiento de la cercana ciudad de Pernik, afirmó que el vehículo viajaba con una velocidad superior a los 100 kilómetros por hora, la temperatura rondaba los 9 grados y no había secciones de la autopista heladas.

«La rueda derecha frontal chocó con una señal de tráfico que voló unos 45 metros. Además, está pinchada al menos diez veces y por el tramo desde donde estaba la señal hasta dónde quedó el autobús hay un reguero de diesel», añadió.

El experto estimó que la explosión que dijeron haber oído algunos de los supervivientes pudo haber sido en realidad el ruido de la ruptura de la rueda.

«Es una gran tragedia, doce de las víctimas tenían menos de 18 años, cinco de ellos eran niños. El resto tenía entre 20 y 30 años», dijo Zaev.

El vehículo realizaba el trayecto de vuelta a Skopie, la capital de Macedonia del Norte, tras haber realizado un viaje a Turquía. Las autoridades calificaron el hecho en Bulgaria como «una gran tragedia.

La autopista había sido recientemente renovada gracias a fondos de la Unión Europea, de la que Bulgaria forma parte desde 2007.

Por su lado, el conductor murió en el acto, por lo que no había nadie que pudiera abrir las puertas y permitir a los pasajeros escapar de las llamas, explicó el jefe de la policía nacional, Stanimir Stanev.