SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 17 de octubre 2020.- Puede moverse entre senderos bajo lluvia de oro o palos de rosa, lo mismo que desplazarse entre delfines y hasta atardecer en alta mar, todo gracias a la magia de sus pinceles; pero admite que lo suyo son los rostros, a veces coloridos y en otras con el mono cromo que le da el carboncillo.

Así, se atreve a despojarle lo diva a María Félix y le acentúa “Lo Tuca” a Ferreti, hace que la miel cubra una cara, y a la otra le pone vendas en sus ojos ensangrentados. Va de la naturaleza de la Cascada de Tamul hasta el drama de un viejo triste, y la melancolía de una señora llena de arrugas, pasando por la meditación de un anciano y la audacia de un astronauta.

Después, puede subirse a una escalera para ponerse a la altura de las paredes o de las obras a gran formato, en las cuales volverán a aparecer delfines, árboles en otoño, una mezcla huasteca, e incluso la remembranza de la Batalla de Chapultepec y la admiración a los revolucionarios Villa, Zapata y Madero.

SU TRAYECTORIA

Él es Misael García Joaquín, oriundo de Ciudad Valles pero hijo de indígenas –náhuatl y tenek, respectivamente- Juan García y María Antonia. Nació hace 26 años pero desde pequeño llamaron su atención los dibujos, las formas, y las figuras geométricas: “Supe que era bueno a la hora de dibujar en la escuela primaria”.

Por cuenta propia cuenta comenzó haciendo trazos, “buscando que si dibujaba una casa, realmente quedara como una casa y no el clásico cuadrado o como un triángulo”. Poco a poco fue descubriendo el arte, la experimentación de colores, y los pequeños bocetos (algunos sin sentido).

“Busqué algunas revistas de grafiti, donde comencé a rayar libretas y llenarlas de pequeños diseños, letras, caricaturas, colores, eso me dirigió a la pintura, algo que no conocía. Parte del aprendizaje principal fue autodidacta; buscaba hacer retratos, paisajes, entre otros diseños”, recuerda.

Así, con esfuerzo, dedicación, trabajo, investigación, y los consejos de algunos maestros de pintura, ha ido mejorando sus obras desde hace ocho años que lleva inmerso en la pintura, desarrollando trabajos de letras, rótulos, diseños, decoración de interiores, dibujos, retratos, y murales.

Motivado por buenos resultados en concursos de dibujo y pintura en los que participó en la secundaria, se animó a presentar exposiciones de arte, tanto individuales como colectivas en Valles, y en los estados de Jalisco y Nuevo León: “Actualmente estoy trabajando en una serie de diseños y cuadros de realismo en retratos para una futura muestra”.

“Respecto al arte creo que todos necesitamos un poco de él, está en todos partes, nos une y nos sensibiliza ante las situaciones cotidianas; juega un papel importante en la vida del ser humano. Y la inspiración, viene de todas partes, sólo que debe encontrarnos firmes y listos para armar un cuadro, que se convertirá en una obra de arte”, opina.