SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 20 de abril de 2019.- Los colores ensombrecieron de repente en cada mural de la urbe en Ciudad Valles, sin previo aviso… el mundo no le dio más amor ni color, como tanto clamaba: el acuarelista, Héctor Domínguez, había sido ultimado a balazos juntos a dos familiares en su vivienda, la noticia cimbró el mundo cultural y robó la tranquilidad de los vallenses, quienes reportaban a través de redes sociales haber escuchado más de veinte detonaciones, cerca de las 21:30 horas de pasado viernes.

Los hechos ocurrieron en el domicilio del pintor, ubicado en las calles Privada Tercera de Benito Juárez esquina con Monte Blanco, de la colonia Antonio Esper. Al lugar llegaron sujetos armados abriendo fuego contra él, su padre y un hermano de nombre Julio, director del Colegio de Bachilleres número 15, en el municipio de Ébano.

Apenas una hora antes, el joven de 27 años festejaba en redes sociales los primeros nueve años de su agrupación artística Fénix Art: “Hoy estamos cumpliendo 9 años de actividades, no tenemos idea de cuantos eventos hemos realizado, cuántos niños hemos acercado a la pintura, ni cuántos metros cuadrados hemos pintado, pero sí estamos seguros de que nos encanta esto. Muchas gracias a todos los que han participado poco o mucho con nosotros durante todo este tiempo, faltan cosas por hacer y mucho que mejorar y trataremos de hacerlo. #fenixart #nueveaños #colortime”, fueron sus ultimas letras en la web.

La noticia corrió de inmediato y las muestras de dolor eran evidentes; artistas, escritores, docentes, amigos, admiradores de sus pinceles, todos, se unieron en un misma tristeza, no habría más color a las calles.

Con profundo pesar, convocaron a iluminar la partida del joven que llenó de vida los muros más grises de la ciudad, colocando veladoras en cada una de las obras… no hubo nada más que hacer.

Ya en septiembre del año pasado, Héctor había sufrido un primer atentado que lo dejó mal herido, pero logró recuperarse y retomar los pincelazos; aunque presentó una denuncia formal tras el ataque, jamás hubo resultados.

“Día #65 de mi encierro forzado, triste la situación de la ciudad, el estado y del país. Dios bendiga a aquellos que han tenido que cambiar de ciudad, los que tuvieron que cerrar sus negocios, los que han perdido su tranquilidad, y un abrazo hasta el cielo a aquellos que la vida se les arrebato. ¡Muchas gracias a los que me han visitado en estas semanas!”, contaba en sus redes sociales.

“El mundo necesita más amor y más color” … fue la petición constante del artista.