SAN LUIS POTOSÍ, SLP., 20 de julio de 2019.- La lista de útiles escolares que emite la Secretaría de Educación Pública (SEP) para las instituciones de preescolar, primaria y secundaria para el ciclo escolar 2019-2020 ya fue publicada, por lo que los padres de familia comenzaron las compras para sus hijos en las diversas papelerías de la capital, donde desembolsan hasta mil pesos por cada hijo.

En una consulta realizada por Quadratín San Luis Potosí, algunos progenitores indicaron que gastaron tal cantidad de dinero en los niveles de preescolar y primaria.

Yolanda indicó que no emplea mucho dinero en los materiales, además que cuenta con la ventaja que los profesores no le solicitan más de lo que necesitarán los alumnos a lo largo del ciclo escolar, “está muy bien, porque no gastamos en libros extras o gel para las manos o jabón”.

Añadió que tratan de ahorrar desde un año antes debido a que sus hijos estudian la primaria, secundaria y preparatoria, “tenemos que ahorrar en el transcurso del año para poder con todos los gastos que se vienen. Son las inscripciones con las que te dejan más la mano”.

En su opinión, es durante la primaria donde más se gasta en útiles escolares, ya que la secundaria y la preparatoria solicitan menos materiales.

Sin embargo, hay ocasiones en que las escuelas solicitan más allá de publicado por la SEP, como es en el caso de Laura, quien comentó que incluso tiene que comprar útiles de cierta marca debido a que es lo que le establecen en la lista como crayones, pintarrones y colores.

Ella gasta más de dos mil pesos en útiles escolares para sus dos hijas, quienes se encuentran en preescolar y en primaria, siendo el primero del que más solicitan materiales, “en la primaria básicamente es la lapicera y sus libretas”, comentó.

Alrededor de mil 500 a dos mil pesos es lo que gastó Dolores para la lista de útiles escolares de sus dos hijos, quienes este año cursarán el 4° y 6° grado de primaria. Además se preparan desde un año antes para el momento en que tengan que ir a las papelerías, ya que a esto también se suma la compra de uniformes, mochilas, zapatos y el pago de las inscripciones.

Algunos de los materiales extras que han tenido que comprar los padres de familia han sido mandiles, hojas iris, fomi con diamantina, hule para forrar, libros para colorear, tapetes individuales para comedor, hojas iris, entre otras.

Este es el caso de Daira con sus dos hijos, quienes cursan el preescolar, aunque ha observado que el material comprado es utilizado en las tareas que les solicitan en la institución.